Investigación genética

Su finalidad es localizar los genes causantes de enfermedades hereditarias e identificar los defectos genéticos responsables de dichas dolencias. El diagnóstico genético puede ser importante no solo para confirmar la enfermedad de sospecha sino también para realiza el cribado en familiares.

Toda la información genética del ser humano está contenida en la molécula de ADN, en la que están presentes las unidades de la herencia denominadas genes. Los genes determinan la síntesis de proteínas, las cuales constituyen las unidades funcionales del organismo y son responsables de los caracteres humanos. Una alteración a nivel del ADN, denominada mutación, puede producir la síntesis de una proteína defectuosa, que provocará o no una enfermedad en función de la importancia de dicha proteína en el cuerpo humano. Si la mutación afecta a una célula reproductiva se transmitirá a los descendientes, provocando una enfermedad hereditaria que puede perpetuarse en generaciones sucesivas. Algunas enfermedades son monogénicas, es decir, provocadas por un solo gen defectuoso pero la mayoría son poligénicas, en las que la enfermedad se debe a la interacción de diferentes genes. El hecho de que determinadas enfermedades se presenten de forma más frecuente entre miembros de una familia es una observación tan antigua como la medicina clínica que llevó a identificar los factores genéticos como determinantes importantes en la causa de la enfermedad.

En las últimas décadas, la investigación científica se ocupa con especial entusiasmo de las técnicas de biología molecular y del ADN recombinante. Esto ha propiciado una evolución vertiginosa en la genética humana que ha permitido localizar los genes causantes de enfermedades hereditarias e identificar los defectos genéticos responsables de dichas enfermedades. La aparición de técnicas de Biología Molecular que nos permiten examinar los genes, ha revolucionado todas las áreas de investigación en Biomedicina y han empezado a incorporase a la práctica de la Medicina. La cardiología ha ido incorporando estas técnicas a un ritmo más lento, pero los avances en los últimos años han sido espectaculares: se han descubierto numerosos genes causantes de enfermedades cardíacas. El primer gen localizado fue el de la miocardiopatía hipertrófica, en 1990, y desde entonces, se ha avanzado en todas las enfermedades cardiacas familiares. En 1998 se habían identificado 5 genes y más de 70 mutaciones responsables de miocardiopatía hipertrófica (todas ellas afectan a proteínas del músculo cardiaco). Su análisis ha demostrado que distintas mutaciones tienen diferente significado pronóstico, y que las mutaciones no predicen el fenotipo [conjunto de caracteres hereditarios que posee cada individuo] de forma total, sino que pueden estar moduladas por otros genes modificadores. En esta enfermedad, los parámetros clínicos son poco específicos como indicadores de muerte súbita. Por tanto, se deduce que resulta clave un estudio genético en este sentido.

Avances necesarios en la investigación genética

Las arritmias familiares también están siendo estudiadas. En lo que se refiere a la fibrilación auricular, destaquemos la importantísima contribución de un científico español, Ramón Brugada, que identificó y localizó en el cromosoma 10 el gen causante de la enfermedad en cinco familias españolas que la padecían. Los resultados de estos estudios son muy alentadores e indican la clara necesidad de realizar un diagnóstico genético en todos los pacientes con estas enfermedades. Los avances ya conseguidos permiten identificar individuos con diferentes riesgos genéticos y diseñar para ellos mejores opciones terapéuticas y preventivas de las enfermedades estudiadas.

En el momento actual, la investigación en la genética del problema cardiológico se centra en la cartografía del genoma humano, tratando de identificar genes mórbidos, especialmente en cardiomiopatías y arritmias. A la velocidad con que todas las técnicas precisas están evolucionando, junto con los impresionantes avances realizados dentro del Proyecto Genoma Humano, es muy probable que en los próximos años podamos conocer el resto de los genes causantes de enfermedades cardiológicas familiares. Así mismo, la terapia cardiaca se ha beneficiado de los medicamentos fabricados mediante ingeniería genética y los proyecto de tratamiento con terapia génica están ya en marcha en todo el mundo

A pesar de las dificultades, existen importantes razones para continuar con el esfuerzo de identificar los genes implicados en estas enfermedades y sus alteraciones. La identificación de las bases genéticas de algunas miocardiopatías tiene implicaciones diagnosticas, y con el tiempo en el tratamiento.

Fuente: Fundación Española del Corazón

Legumbres, una saludable opción para reducir el riesgo de infarto y angina de pecho

Además de deliciosas, económicas y saciantes, las legumbres son muy saludables.

El objetivo es popularizar este tradicional producto de consumo destacando sus ventajas nutricionales para mejorar la salud de la población, especialmente la cardiovascular. Porque la composición de las leguminosas es tan beneficiosa para el corazón que su consumo frecuente reduce el riesgo de infarto y angina de pecho.

Lo comprobaron en un estudio publicado en American Journal of Clinical Nutrition, en el que un metaanálisis con datos de más de medio millón de personas de tres continentes concluyó que el consumo frecuente de legumbres reduce en un 14% el riesgo de sufrir cardiopatía isquémica (infarto o angina de pecho). Por otra parte, otro metaanálisis, este realizado por investigadores de la Universidad de Toronto y publicado en Canadian Medical Association Journal, llegó a la conclusión de que las personas que comen legumbres una vez al día durante una media de seis semanas reducen los niveles de colesterol LDL (el llamado “colesterol malo”) en 0,17 mmol/L, lo que equivale a una disminución del 5% en los niveles de colesterol LDL y a una reducción potencial de muerte por enfermedad cardiovascular de entre el 5 y el 6%.

 

¿Qué aportan?

La razón de que las legumbres sienten tan bien a nuestro corazón se encuentra en su composición. “Por definición, una dieta sana debe tener un porcentaje alto de fibra y pocas grasas saturadas. Y, precisamente, las legumbres aportan un alto contenido en fibra, son la principal fuente de proteínas de origen vegetal y contienen una cantidad muy baja de grasas”, explica el Dr. Ignacio Fernández Lozano, secretario general de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

En concreto, las legumbres son ricas en proteínas (17-25% de la composición total), hidratos de carbono de bajo índice glucémico (en torno al 55%) y fibra (11-25% de su contenido), lo que las hace imprescindibles en el equilibrio metabólico, disminuyendo la absorción de colesterol y azúcares, por lo que deben incluirse siempre en una dieta cardiosaludable. Además contienen varios micronutrientes, minerales (calcio, hierro y magnesio) y vitaminas del grupo B.

 

¿Cuánto y cómo consumir?

Según los especialistas, el consumo de legumbres que consigue reducir el riesgo cardiovascular está en tono a cuatro raciones semanales, entendiendo por una ración alrededor de 70 gramos de producto en crudo (1 plato normal individual de legumbre cocida).

En cuanto a cómo consumirlas, aunque son ricas en proteínas, lo cierto es que también son deficitarias en alguno de los aminoácidos esenciales, por lo que por sí solas no contienen proteínas de alto valor biológico. Por ello deben combinarse con cereales o cocinarlas en potajes con cereales, pescados y verduras. “La gastronomía tradicional está repleta de platos de legumbres combinadas con verduras, cereales, carnes y pescados que constituyen una comida completa y aportan en algunos casos todos los nutrientes necesarios para una alimentación correcta”, explica María Elisa Calle, profesora y delegada del Decano para Nutrición Humana y Dietética en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid.

Tipos de legumbres y beneficios

  • Lentejas: contienen un 25% de proteínas y tan sólo un 3% de lípidos. Además tienen hierro y vitaminas del complejo B, así como calcio y magnesio en cantidades relativamente importantes. Por otro lado, su alto contenido en fibra, 17 g/100 g, y en almidón las convierte en un importante aliado frente al estreñimiento. Combinadas con el arroz, se complementan constituyendo un alimento básico para los vegetarianos, ya que sustituyen a la carne, la leche o los huevos.
  • Garbanzos: es la legumbre más consumida en España y una importante fuente de calcio. Contiene algo más de lípidos que las otras legumbres, casi un 5%, pero son ácidos grasos polinsaturados y monoinsaturados, que son los menos perjudiciales para la salud cardiovascular. Además son un alimento saciante y se necesita menos cantidad por ración para satisfacer el apetito.
  • Soja: contiene una variedad de proteínas muy completa y presenta unas sustancias llamadas fitoestrógenos que actúan como antioxidantes y que ayudan a regular los niveles hormonales de las mujeres. Tiene un gran contenido de proteínas, pero también mayor cantidad de lípidos, hasta un 18%, y menos fibra que las anteriores, si bien su contenido en magnesio es muy elevado. Se consume como cualquier otra legumbre y es especialmente sabrosa guisada junto con lentejas y verduras.

Fuente: Fundación Española del Corazón

Claves para controlar la anticoagulación en la mujer

¿Hay diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a la prevalencia, el diagnóstico y el tratamiento de la fibrilación auricular? Según la doctora Ana María Peset Cubero, cardióloga del Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón, la respuesta es que sí, aunque con matices. De ello habló junto al doctor Juan José Gómez Doblas, cardiólogo del Hospital Universitario Virgen de la Victoria, de Málaga, en el VIII Foro de Salud Cardiovascular para Pacientes y Familiares celebrado el pasado 17 de noviembre, en el que también intervino Mª Victoria Martín Palma, paciente experto y presidenta de la Asociación de Pacientes Anticoagulados y Coronarios de Málaga.

En el encuentro, la doctora Peset Cubero recordó que la enfermedad cardiovascular sigue siendo la primera causa de mortalidad, y anualmente mueren más mujeres que hombres debido a ella. Para combatir esta realidad y reducir las cifras de mortalidad resulta fundamental controlar factores de riesgo como el tabaquismo, niveles de colesterol elevado, diabetes, hipertensión, obesidad, sedentarismo y polución, ya que todos ellos acumulan riesgo cardiovascular. Pero además, diagnosticar y tratar la fibrilación auricular, que es la arritmia más común en la población, también puede ayudar a reducir la mortalidad por causa cardiovascular.

La realidad es que la fibrilación auricular es muy frecuente, tanto que a lo largo de la vida uno de cada tres individuos va a padecer este tipo de arritmia. Y aunque en el hombre se suele presentar antes, la prevalencia se va a igualar al llegar a mayor edad.  Un electrocardiograma puede dar la voz de alarma. “Se trata de un ritmo que es irregular y la causa viene de las aurículas. Este caos que se forma en la contracción auricular facilita la formación de trombos, y esos trombos se pueden desprender y producir embolias. Por eso es muy importante, al diagnosticar este tipo de arritmia, controlar el riesgo tromboembólico pautando la anticoagulación”, recordó la doctora Peset Cubero añadiendo que la embolia, cuando llega a la circulación cerebral, va a producir un ictus, mientras que si el émbolo llega a la circulación coronaria producirá un infarto y si llega a la circulación de las extremidades, una isquemia arterial.

La anticoagulación se utiliza precisamente para prevenir las trombosis y las embolias, y en la actualidad contamos con tres tipos de tratamientos: las heparinas, que son inyectables, y se utilizan de una forma transicional; los anticoagulantes antivitamina K, como Sintrom o Warfarina, en los que es imprescindible seguir controles periódicos y ver el grado de anticoagulación, que se mide mediante la determinación del INR, que debe estar en un rango entre 2 y 3; y los anticoagulantes de acción directa, en los que no es necesario hacer controles periódicos porque tienen una acción rápida y no interaccionan con alimentos ni con la mayoría de los medicamentos. “Los tres tipos de medicamentos nos van a producir riesgo de hemorragia, pero la reducción de trombosis siempre supera al riesgo hemorrágico”, señaló la cardióloga del Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón recordando que hay un millón de pacientes anticoagulados en España.

Diferencias entre hombres y mujeres

¿Qué diferencia a hombres y mujeres en todo este escenario? Para empezar, las mujeres tienen más riesgo de ictus isquémico, algo en lo que pueden influir varios factores, como los hormonales, las adherencias o la presentación de síntomas. “El debate siempre ha estado y se cree que el sexo femenino es un factor modificador del riesgo de ictus dependiendo sobre todo de la edad, más que un factor de riesgo en sí”, explicó la doctora Peset Cubero añadiendo que, además, las mujeres suelen tener más sintomatología y el síntoma de palpitaciones está peor controlado. “Las mujeres tenemos características como el ciclo menstrual, la utilización de anticonceptivos, el periodo de embarazo y lactancia, la utilización de terapia hormonal en la menopausia… Todo eso influye en el sistema de coagulación, y hay un riesgo trombótico dinámico, que va cambiando”, indicó.

De ahí que el buen control de la anticoagulación en la mujer sea un factor esencial para su salud cardiovascular. En especial porque, como recordó Mª Victoria Martín Palma, paciente experto y presidenta de la Asociación de Pacientes Anticoagulados y Coronarios de Málaga, en las mujeres hay una mayor inestabilidad, con más subidas y bajadas del INR. Sin embargo, con el control adecuado su riesgo se reduce drásticamente. “Se puede llevar una vida completamente normal siendo paciente anticoagulado, solo hay que tener responsabilidad para seguir el tratamiento y formación para saber cómo actuar”, aseguró.

Así afectan los cigarrillos electrónicos a tu salud cardiovascular

Su consumo aumenta año tras año, especialmente entre la población más joven: según los datos de la encuesta ESTUDES 2018-2019, en España casi la mitad de los estudiantes de 14 a 18 años ha consumido en alguna ocasión cigarrillos electrónicos (48,4%). Entre otras razones, porque la población en general, y los adolescentes en particular, no asocian su consumo a ninguna clase de peligro. Sin embargo, la ciencia cada vez cuenta con más evidencias que hablan del daño que puede producir el vapeo.

Según se explica en el Informe sobre los cigarrillos electrónicos realizado por el Ministerio de Sanidad, aunque estos productos se publicitan habitualmente como inocuos, suponen un riesgo para la salud vinculado tanto al uso como a la exposición al aerosol que emiten. Entre las principales consecuencias de su consumo a corto plazo, el informe cita “efectos fisiológicos adversos en las vías respiratorias similares a aquellos asociados al humo del tabaco”, además de otros potenciales peligros por las sustancias cancerígenas que se han encontrado en los líquidos y el aerosol de los cigarrillos electrónicos, a lo que añade que además se han descrito intoxicaciones y otros efectos adversos relacionados con estos productos. Por otra parte, su utilización genera “emisión de propilenglicol, partículas PM2.5, nicotina y sustancias cancerígenas que pueden contaminar los espacios cerrados, con los consecuentes riesgos por exposición pasiva”, detalla el informe.

Pero además de todo lo anterior, pueden provocar daño cardiovascular. Así se explica en el informe ‘Cigarrillos electrónicos: una nueva amenaza para la salud cardiovascular’, elaborado por la World Heart Federation (WHF), donde se afirma que los consumidores de cigarrillos electrónicos tienen casi el doble de probabilidades de sufrir un infarto que los no fumadores, como explicábamos en una reciente nota de prensa. Otras consecuencias del vapeo apuntadas por los expertos son la elevación del ritmo cardiaco y la presión arterial, latidos cardiacos irregulares, problemas vasculares y un posible incremento del riesgo de coágulos sanguíneos. Y eso sin contar con que la nicotina es una sustancia tóxica y altamente adictiva que también se encuentra en los cigarrillos electrónicos electrónicos, lo que puede generar una alta dependencia. De hecho, muchos fumadores de estos dispositivos la desarrollan, ya que se trata de una sustancia que puede ser tan adictiva como la cocaína o la heroína.

Por todo lo anterior, los expertos creen que es vital monitorizar el uso de estos productos y desarrollar estrategias para prevenir la promoción, venta y uso de cigarrillos electrónicos por adolescentes. De ahí que la WHF, a la que se ha sumado la Fundación Española del Corazón (FEC), pida a los gobiernos una regulación más estricta y una mayor supervisión de las estrategias de marketing y ventas de estos dispositivos, en un intento decidido de poner freno a esta nueva forma de consumo de tabaco, especialmente entre la población joven.

Fuente: Fundación Española del Corazón 

Así puedes combatir la enfermedad cardiometabólica

Controlar los factores de riesgo que provocan la enfermedad cardiovascular es la mejor forma de combatirla, dicen los expertos, y hacerlo está en nuestros manos. En especial en el caso de la enfermedad cardiometabólica, que la literatura científica define como la provocada por los factores de riesgo llamados metabólicos.

Estos son la obesidad abdominal, la hipertensión arterial, niveles altos de triglicéridos, niveles bajos de colesterol-HDL -el llamado colesterol “bueno”- y el “azúcar” en sangre (glucemia)  por encima de las cifras recomendadas. La presencia de al menos tres de estos cinco factores se conoce como síndrome metabólico, y su base fisiopatológica se relaciona con la resistencia a la insulina y en muchos casos evoluciona a diabetes tipo 2.

Al hablar de las consecuencias del síndrome metabólico no solo estamos tratando las cardiopatías. Entre esas posibles consecuencias también se incluyen patologías como el ictus, la insuficiencia renal o el hígado graso, todos ellos consecuencia de las alteraciones metabólicas, trombóticas e inflamatorias presentes en estos pacientes, en los que predomina la obesidad y las alteraciones de la glucemia. De ahí que combatir estos dos factores de riesgo sea crucial.

Obesidad y niveles altos de azúcar en sangre

¿Qué se considera obesidad? Si tomamos como referencia el índice de masa corporal (IMC) -que se calcula dividiendo el peso en kilogramos entre el cuadrado de la estatura en metros-, obesidad sería un resultado mayor o igual a 30, mientras que sobrepeso se considera cualquier cifra entre 25 y 29.9 al realizar este cálculo. En España, más del 20% de la población entre 25 y 64 años tiene obesidad y el 40% tiene sobrepeso. Y si hablamos de obesidad abdominal, que se da cuando el perímetro de la cintura es superior a 102 centímetros en hombres y mayor o igual a 88 centímetros en mujeres, la prevalencia supera el 30%.

Controlar la obesidad abdominal es importante ya que la grasa localizada a nivel abdominal produce una gran liberación de sustancias proinflamatorias que provocan resistencia a la insulina, lo que influye en la aparición de los otros factores que integran el síndrome metabólico y propicia el desarrollo de diabetes tipo 2. De hecho, 8 de cada 10 pacientes con diabetes tipo 2 son obesos, por lo que sufren “diabesidad”, un término que se utiliza cuando coinciden sobrepeso u obesidad y diabetes.

De ahí que la comunidad científica preste cada vez más atención al riesgo residual metabólico, que depende de la obesidad y la hiperglucemia. Para controlarlo, además de llevar un estilo de vida saludable que incluya seguir la dieta mediterránea baja en calorías y evitar el sedentarismo practicando un mínimo de 30 minutos de ejercicio a diario, sin pasar más de media hora sentados, contamos con la ayuda de fármacos.

Hay dos clases de fármacos diseñados para reducir el nivel de glucemia que han demostrado también beneficio a nivel cardiovascular, independientemente de su efecto en la reducción de la glucosa en sangre. Entre ellos se encuentran los que aumentan la eliminación de glucosa por la orina y reducen la aparición de insuficiencia cardiaca. Otro tipo de fármacos son los que, además de bajar la glucemia, disminuyen las complicaciones ateroscleróticas y provocan pérdida de peso, por lo que también está aprobado su uso en el tratamiento de la obesidad.

Algunos autores califican a estos dos tipos de fármacos como medicamentos cardiometabólicos. Sin embargo, actualmente este último grupo de fármacos que se mencionan está financiado únicamente para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2 en personas con obesidad (con un IMC igual o mayor de 30Kg/m2) y en terapia combinada con otros antidiabéticos (incluyendo insulina) cuando, junto con la dieta y el ejercicio, no proporcionan un control glucémico adecuado.

Fuente: Fundación Española del Corazón

20-22 OCT 2022: El congreso de la Salud Cardiovascular (SEC22), Palma de Mallorca

En su próxima edición, el Congreso SEC22 de la Salud Cardiovascular aterrizará en Mallorca.

La capital de la isla, Palma, acogerá del 20 al 22 de octubre de 2022, a más de 4.000 profesionales relacionados con la salud cardiovascular que se reunirán para conocer los últimos avances científicos y compartir experiencias durante tres días.

Fuente: Sociedad Española de Cardiología

Gómez Doblas: «No cuidamos bien el corazón pese a que es la primera causa de muerte en España»

“Yo les digo a los pacientes que la prevención la vean como un plan de pensiones cardiovascular», afirma el cardiólogo.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España, pero la población no es suficientemente consciente de ello, por lo que no cuida bien su corazón. Así lo expone el jefe del servicio de cardiología del Hospital Clínico y vicepresidente de la Sociedad Española de Cardiología, Juan José Gómez Doblas, con motivo de celebrarse hoy el Día Mundial del Corazón.

«Nosotros decimos que siendo las enfermedades cardiovasculares la principal causa de muerte, todo le mundo le tiene más miedo al cáncer. La patología cardiovascular es muy prevenible, sobre todo cuando se actúa en edades tempranas de la vida, incluso en la etapa infantil», indicó este cardiólogo. Y precisó que si se controla el peso, la dieta, se hace ejercicio físico y no se fuma, se consigue que haya una reducción clara del peligro. Se trata de cambiar los estilos de vida y de identificar los factores de riesgo. Para ello, es conveniente hacerse una analítica cada año, tomarse la tensión de vez en cuando y controlarse el peso.

«Lo que quieras que sea tu salud cardiovascular dentro de 10 años lo tienes que hacer ahora»
Gómez Doblas hizo hincapié en la frase que asegura: «Lo que quieras que sea tu salud cardiovascular dentro de 10 años lo tienes que hacer ahora». Es decir, la prevención de las enfermedades del corazón hay que llevarla a cabo 10 años antes en cuanto a dieta, ejercicio físico y hábitos saludables. «Yo les digo a los pacientes que lo vean como un plan de pensiones cardiovascular, que deben empezar a hacer 10 o 15 años antes para que cuando llegue el momento de más riesgo se haya invertido tanto en salud que no haya ningún problema», manifestó el jefe de cardiología del Hospital Clínico.

Este especialista reiteró que las enfermedades cardiovasculares continúan siendo la primera causa de muerte en España, especialmente en la mujer. A ese respecto, señaló que, aunque se mantiene estable el infarto, crece la insuficiencia cardiaca. Gómez Doblas subrayó que Andalucía sigue siendo la principal comunidad con mayor mortalidad por patologías cardiovasculares, tanto por enfermedad coronaria (infarto) como por insuficiencia cardiaca. Eso se relaciona sobre todo con dos factores que son más prevalentes en la población andaluza: la obesidad y la diabetes.

La patología cardiovascular es más frecuente en los hombres que en las mujeres, pero cuando afecta a las féminas la mortalidad suele ser mayor, como pasa con el ictus. «Hay un sesgo de diagnóstico en la mujer, porque a veces tiene síntomas diferentes y acude al médico con más retraso. Y también hay un sesgo de género: a la mujer se le diagnostica más tarde, porque se le tiene un poquito menos en cuenta en algunas enfermedades cardiovasculares», significó el vicepresidente de la Sociedad Española de Cardiología.

Según dijo, ese hecho se debe a que la percepción que se tiene es que la patología cardiovascular es una enfermedad del varón. «Entonces, cuando una mujer viene, por ejemplo, con un dolor torácico, como lo que se valora es el riesgo ‘a priori’, se considera que presenta menos peligro que el hombre cuando realmente tiene un riesgo muy parecido, especialmente después de la menopausia. Los síntomas de las féminas son menos típicos y, asimismo, algunas pruebas que se les hacen son menos sensibles para detectar la enfermedad coronaria, por lo que a veces se les diagnostica más tarde, pero cuando la tienen, su mortalidad es mayor», manifestó el cardiólogo.

Infarto y angina de pecho
Las enfermedades del corazón más frecuentes son la patología coronaria (infarto y angina de pecho) y la insuficiencia cardiaca. Mientras que la primera se va estabilizando, por el mayor control de factores de riesgo como el tabaco, el colesterol y la hipertensión, la segunda está creciendo asociada al envejecimiento de la población, que recibe mejores tratamientos para la patología isquémica, por lo que vive más, pero acaba teniendo insuficiencia cardiaca.

En relación con cómo influye el Covid en los enfermos cardiacos, Gómez Doblas explicó que sufren un mayor riesgo cuando padecen una infección por coronavirus y tienen más posibilidades de que se les presenten complicaciones graves. Por eso, «deberían estar vacunados al cien por cien».

El beneficio de hacer ejercicio físico

El cardiólogo Gómez Doblas hace hincapié en que, aunque se haga poco ejercicio, siempre se logra un beneficio. Lo mínimo recomendable es hacer tres o cuatro veces a la semana al menos media hora: caminar, montar en bicicleta, nadar, pádel, gimnasio… Se aconseja que alguno de esos ejercicios sea de cierta intensidad en un par de ocasiones semanales. «No vale solo con pasear; hay que hacer un cierto esfuerzo, porque eso es lo que da el beneficio», dice este experto.

Sobre las personas mayores de 40 años que van a empezar a hacer ejercicio intenso y no lo han hecho nunca, Gómez Doblas explica que deben consultar con su médico para valorar que no sean hipertensos y que no sufran dolor en el pecho. «Hay que tener en cuenta que la principal causa de muerte súbita después de los 40 años sigue siendo la enfermedad coronaria. Y hay que tener cuidado de no pasar de cero a cien sin haber sido antes valorado por un médico», indica el cardiólogo.

Fuente: DiarioSur

Más de 400 pacientes de alta complejidad son operados del corazón cada año en el Clínico

El servicio de cirugía cardiaca cumple 25 años y es referente en intervenciones de la aorta, las reparaciones valvulares y la cirugía mínimamente invasiva.

Más de 400 pacientes de alta complejidad en enfermedades del corazón son operados cada año por el servicio de cirugía cardiaca del Hospital Clínico Virgen de la Victoria, que cumple su 25 aniversario de actividad asistencial y que es referente en la cirugía de la aorta y otras reparaciones de tipo valvular, así como en técnicas pioneras y mínimamente invasivas para dolencias del corazón.

En cuanto a la realización de técnicas mínimamente invasivas de mitral y coronaria, el servicio de cirugía cardiaca del Clínico está a la vanguardia en Andalucía y es uno de los tres primeros centros de España en estas técnicas, con más de 120 pacientes de alta complejidad intervenidos.

El Clínico ha aumentado su capacidad para hacer este tipo de intervenciones, con la incorporación reciente de otro quirófano, lo que ha supuesto pasar de nueve a 14 operaciones de esta índole a la semana. Esta actuación permite dar respuesta a las necesidades en lista de espera relacionadas con esta especialidad, y que han aumentado a lo largo del último año por la situación de pandemia, por lo que el hospital tiene previsto reducir la espera para operarse a tres meses.

La dirección del Clínico trabaja en estos momentos en el proyecto de un nuevo quirófano híbrido (quirófano y sala de hemodinámica integrada) que va a suponer un fuerte impulso a este tipo de intervenciones de alta complejidad, para continuar adaptándose a las necesidades asistenciales de todo su área de referencia.

El jefe del servicio de cirugía cardiaca del Clínico, Carlos Porras, dice que cuenta con un equipo multidisciplinar de profesionales gracias al que se continúa avanzando en mantener la línea de consecución de excelentes resultados obtenidos en estos 25 años de andadura. El doctor Porras afirma: «Nos encontramos en un momento magnífico de experiencia en consolidación en todas las técnicas avanzadas y continuamos formándonos para desarrollar todos los procedimientos más novedosos en la cirugía del corazón para pacientes especialmente complejos» .

Fuente: DiarioSur

El Hospital Clínico de Málaga hace estudios genéticos a más de un centenar de familias con dolencias cardiacas

La calidad en la atención a estos pacientes recibe el reconocimiento de la Sociedad Española de Cardiología con calificación de excelente.
Profesionales de la unidad del Clínico galardonada

Profesionales de la unidad del Clínico galardonada.

Más un centenar de familias con dolencias cardiacas son estudiadas genéticamente cada año por el área del corazón del Hospital Clínico Virgen de la Victoria. Se trata de familias afectadas por enfermedades hereditarias del corazón, provocadas por mutaciones genéticas que se transmiten a lo largo de generaciones y que se manifiestan como insuficiencia cardiaca o muerte súbita como principales complicaciones. El hospital lleva a cabo un estudio completo inicial del enfermo (caso índice) que incluye un estudio genético y la realización de un árbol genealógico. Una vez que se obtiene el resultado de este estudio se amplía el mismo a los familiares de primer grado.

En ese sentido, la unidad de cardiopatías familiares del Clínico acaba de recibir el reconocimiento de excelencia asistencial por parte de la Sociedad Española de Cardiología (SEC). Este galardón nacional supone un impulso para esta actividad con un marcado carácter preventivo, que se lleva haciendo desde el año 2010 en el Clínico de forma pionera en Andalucía.

El procedimiento que efectúa el hospital consiste en un seguimiento periódico de los portadores sanos de la mutación que facilitará un diagnóstico precoz en fases iniciales de la enfermedad. Además, se ofrece asesoramiento genético, informando de la probabilidad de transmisión a descendientes y de opciones para evitar la transmisión de la enfermedad mediante técnicas de selección embrionaria. Por otro lado, aquellos familiares no portadores no precisarán de seguimiento ni, por tanto, ampliar el estudio a descendientes, ya que no se transmitirá la mutación.

Si el resultado del estudio genético practicado al familiar es negativo, se evita la realización de más pruebas y si es positivo se lleva a cabo un seguimiento clínico periódico, se amplia el estudio a descendientes y se ofrece consejo genético y reproductivo. Cabe destacar que los enfermos y sus familiares que acceden a esta unidad -que cuenta con tres especialistas en cardiología y una enfermera- lo hacen a través de las consultas generales de cardiología o bien desde las unidades de hospitalización.

El cardiólogo y responsable de la unidad de cardiopatías familiares, José Manuel García Pinilla, ha explicado que «se trata de un reconocimiento de alto prestigio a nivel nacional por parte de la SEC con la máxima calificación, por los estándares de calidad en la atención a los pacientes y a sus familias». García Pinilla ha destacado la necesidad de la alta cualificación que requiere este tipo de atención por parte de los profesionales, que deben dominar conocimientos avanzados relacionados con la presentación clínica, la valoración del pronóstico y vinculados con la genética, para poder orientar a enfermos y familiares.

Fuente: DiarioSur

Málaga cuenta ya con un mapa de desfibriladores que supera los 500 instalados

El Ayuntamiento de Málaga continúa avanzando en el Proyecto ‘Málaga Cardiosaludable’ y ya cuenta con un mapa de equipos DEA instalados en la ciudad que contabiliza 502 desfibriladores.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, junto a los ediles de Seguridad y Derechos Sociales, Avelino Barrionuevo y Francisco Pomares, respectivamente; la presidenta de Expaumi, Paloma Rosado, y el director regional de Relaciones Institucionales de El Corte Inglés, Eduardo Barrero, ha informado de los detalles de la última incorporación de equipos, “que supone un refuerzo del liderazgo de Málaga en la cardioprotección de sus ciudadanos”.

Se trata de 62 Desfibriladores Externos Automáticos (DEA), 60 de los cuales han sido adquiridos por el Ayuntamiento de Málaga con cargo a los presupuestos del ejercicio 2020 a través de Protección Civil, por un importe de 60.000 euros; 30 han sido instalados en vehículos de la Policía Local y otros 30 en centros ciudadanos, centro de mayores, centros sociales, centros culturales, etcétera, repartidos por todos los distritos de Málaga.

A esta iniciativa municipal se han sumado en esta ocasión, las entidades Expaumi y El Corte Inglés con la cesión de dos tótems instalados en la plaza Félix Sáenz y junto al antiguo edificio de Hacienda.

El alcalde ha incidido en que se trabaja en seguir sumando empresas colaboradoras en el Programa Málaga Cardiosaludable a través de convocatorias de patrocinio, una nueva edición de cursos de formación para la ciudadanía y también profesionales así como en la permanente actualización del mapa.

En este sentido, han destacado la colaboración con entidades tanto público como privadas, que año tras año se suman al proyecto Programa Málaga Cardiosaludable, gracias a lo cual la ciudad cuenta a día de hoy con más de 500 desfibriladores, siendo más de 200 de ellos propiedad y gestión municipal.

La Consejería de Salud, Fundación Mapfre, Sanitas, Fundación Andaluza de Cardiología, Universidad de Málaga, Diputación Provincial, Delegación de Salud, Metro Málaga, aeropuerto, PTA –donde se está aumentando la instalación también–, EMT, son algunas de las entidades que hacen posible llevar a cabo esta iniciativa.

El objetivo principal de este proyecto es garantizar la máxima seguridad del ciudadano ante una posible emergencia de salud; la formación sobre el uso de los equipos DEA (desfibrilador semiautomático) al mayor número posible de ciudadanos; y la creación de un mapa de desfibriladores de la ciudad a través de medios tecnológicos accesibles para que los ciudadanos sepan cómo localizar y dónde el desfibrilador más cercano.

La aplicación está diseñada por un equipo de trabajo municipal trasversal, entre las Áreas de Seguridad, Protección Civil y Derechos Sociales y el Centro Municipal de Informática (CEMI) con la colaboración y el asesoramiento de los doctores Ángel García Alcántara y María Victoria de la Torre.

Esta herramienta permite que cualquier ciudadano pueda acceder y consultar, si fuera necesario su uso, la plataforma desde cualquier dispositivo, tanto equipo de sobremesa, tablet o móvil. A través del callejero de Málaga desfibriladores.malaga.eu, se geocalizan los desfibriladores más cercanos y se ofrece la información necesaria (edificio o espacio donde está situado, horario de apertura de la instalación, así como el teléfono de contacto).

Además, en el caso de los dispositivos situados en los autobuses de la EMT, señala la línea, la matrícula y número del vehículo y la localización exacta por donde está circulando en ese momento.

Todo este trabajo viene avalado por formación continua y programada tanto desde la ESPAM como en la EMT, donde se han formado dentro, del Plan Nacional de Reanimación Pulmonar, más de 500 funcionarios y 139 trabajadores de la empresa respectivamente.

El alcalde ha subrayado los avances de Málaga capital en este tema dentro de la estrategia para que sea una ciudad segura en todos los ámbitos, también en el sanitario, como es el caso. En este punto, ha propuesto avanzar en la señalización en la vía pública, además de la digital.

“Es complejo pero se puede hacer, que se encuentren con cierta facilidad a pie de calle, sin perjuicio de la digital o del autobús más cercano. Es un tema apasionante, la tecnología al servicio de la salud, de la gente, de una ciudad en vanguardia, pionera. Será bueno para todos que esto se extienda a más territorios”, ha concluido De la Torre.

Fuente: LaOpiniónDeMálaga