¿Qué es peor, beber un poco a diario o mucho pero ocasionalmente?

En busca de motivos que justifiquen que el alcohol sigue presente en la pirámide nutricional.

La verdad surge del vino. O no. Pero aun siendo cierto, dejaremos que acabe aquí la sabiduría popular para, ciencia en ristre, responder a cuestiones que atañen a nuestra salud. Algunas planean desde hace tiempo sobre nuestras cabezas sin que los científicos acierten a dar un dictamen claro: ¿dónde está la austeridad?, ¿importa más la cantidad o la frecuencia con la que bebemos? Las respuestas son relevantes porque el alcohol es, desde hace siglos, bebida corriente, y parece que todas las ocasiones son buenas para un buen caldo.

Empecemos por lo cotidiano, por esa vieja amistad entre el vino y el hombre a la hora de paladear cualquier comida. Desde hace décadas, las revistas científicas más prestigiosas vienen publicando estudios que alardean de algunas bondades del alcohol, fundamentalmente el vino tinto, y así lo ratifica el cardiólogo Fernando Cabrera. ”Por su contenido en flavonoides y otros antioxidantes, y por su capacidad de reducir la formación de coágulos, protege al corazón y a los vasos sanguíneos de los efectos dañinos de los radicales libres de oxígeno producidos en nuestro cuerpo. Esto puede estar asociado con una menor mortalidad por enfermedades cardíacas”, dice. ¿Entonces podemos tomarnos la copita diaria o la caña en el aperitivo de media mañana como una recomendación facultativa?

Cabrera puntualiza que el beneficio encontrado en la cerveza o el vino está en sus componentes, no en el alcohol. ”Una cerveza sin alcohol aportaría los mismos provechos, no así el vino, ya que su comercialización sin alcohol está limitada por su pérdida de calidad en el sabor”. El médico también aclara que no hay ninguna prueba científica de que beber vino o cualquier otra bebida alcohólica pueda reemplazar medidas convencionales recomendadas por la Asociación Americana del Corazón, como son las relacionadas con la actividad física y la dieta saludable, pilares básicos en el control de la presión arterial y reducción del colesterol.

Hablamos, en todo caso, de un consumo moderado y regular. Lo contrario, es decir, una ingesta excesiva y compulsiva, implicaría, según Cabrera, riesgos más graves, como alcoholismo, hipertensión arterial, diabetes, obesidad, accidente cerebrovascular, cáncer de mama, suicidio o accidentes de tráfico y domésticos. Con estos datos, el cardiólogo emite un dictamen: ”Es claramente peor beber mucho ocasionalmente que poco a diario, siempre que sea consumo de vino o cerveza”.

La graduación marca la diferencia

La cosa cambia si pasamos a bebidas alcohólicas más fuertes y de mayor graduación, como pueden ser el ron, tequila, aguardiente, anís, whisky o vodka. Investigadores de la Universidad de Corea y del Hospital Anam de Corea del Sur determinan en un estudio publicado hace unas semanas que beber con frecuencia es un factor de riesgo mayor para la fibrilación auricular de inicio reciente que un consumo excesivo ocasional.

La fibrilación auricular es la taquiarritmia más frecuente y sus consecuencias se extienden a eventos cardiovasculares, incluido el accidente cerebrovascular isquémico. En los últimos años ha habido un avance extraordinario en su tratamiento, mediante ablación por radiofrecuencia, choque eléctrico de corriente continua o fármacos, pero la prevención no ha recibido suficiente atención, según describe en su trabajo el equipo coreano.

Su objetivo fue evaluar la importancia relativa de beber con frecuencia frente a un consumo desmesurado de forma puntual. En comparación con los pacientes que beben dos veces por semana, quienes lo hacían solo una vez mostraron un riesgo menor. El más alto fue para aquellos que tomaban alcohol todos los días. Sin embargo, la cantidad por sesión no presentó ninguna asociación clara con esta enfermedad. Independientemente de si la ingesta semanal excedía los 210 gramos, la frecuencia se asoció significativamente con la aparición de fibrilación auricular. Por lo tanto, beber una pequeña cantidad de alcohol de alta graduación con frecuencia no es la mejor estrategia para evitar este trastorno.

Tampoco lo es para quien aspire a una vida longeva. Un equipo de científicos de la Universidad de Cambridge quien ha sentenciado que beber un trago diario puede acortar la vida en seis meses. En el estudio, publicado en la revista The Lancet, se analizaron los historiales médicos de 600.000 personas consumidoras habituales de alcohol en 19 países. Los científicos descubrieron que el límite máximo para beber con seguridad, antes de que se desencadene un riesgo mayor de muerte, es de unas 12,5 unidades a la semana, el equivalente a unas cinco pintas de cerveza o cinco vasos de 175 mililitros de vino. Por encima de esta cantidad, se dispara el riesgo de accidente cerebrovascular, hipertensión mortal, insuficiencia cardíaca y aneurisma. Tomar 18 bebidas o más, por ejemplo, supone restar hasta cinco años de vida.

Veintiuna borracheras en formato ‘reality’: para quitarte las ganas

En 2015, los gemelos británicos Xand y Chris van Tulleken, médicos y presentadores de televisión, quisieron probar en sus propias carnes si realmente causa más daño una borrachera ocasional que dos copas de vino a diario. Después de cerciorarse de que su hígado estaba en perfectas condiciones, se propusieron beber 21 unidades de alcohol a la semana durante un mes. Chris las distribuyó uniformemente de lunes a domingo. 250 mililitros de vino cada noche. Xand, que optó por el vodka, escogió beberlas de una tacada durante los fines de semana.

Al cabo de un mes, el hígado de uno y otro estaba tan dañado que, de haber seguido con ese ritmo, habría culminado en cirrosis. Ambos llegaron a la conclusión de que ninguna de las dos opciones es aconsejable, y que las 21 unidades que habían considerado aceptables no hacen sino arriesgar la salud, aunque se repartan a lo largo de la semana. En un artículo publicado en la BBC, Chris cuenta que sus dos copas diarias le hicieron rendir peor y sentirse más cansado, pero Xand era el que sufría las consecuencias más inmediatas de sus cogorzas. Se sentía fatal, era incapaz de recodar nada y se convertía en un “imbécil llorón”. Las resacas fueron terribles.

Este efecto se advierte especialmente en cerebros jóvenes, cuyo patrón de consumo habitual es mucha cantidad de alcohol en fin de semana y sin comida. Según Consuelo Guerri, jefa del laboratorio de Patología Celular del Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valencia, los hacer botellón todos los viernes y sábados lleva a perder de forma permanente la capacidad de aprender y memorizar. Se produce un retraso irreversible en la zona de conocimiento debido a alteraciones en la mielina, sustancia responsable de la transmisión de los impulsos nerviosos.

Un solo episodio de consumo excesivo de alcohol, cinco o más bebidas en unas dos horas, puede tener efectos graves en todas las partes del cuerpo a medio y largo plazo, no solo en el cerebro. Según un reciente estudio de la Universidad de California en San Francisco, 21 borracheras durante siete semanas fueron suficientes para causar síntomas de enfermedad hepática en estadio temprano en ratones.

¿Por qué el alcohol no cae de la pirámide nutricional?

Llama la atención que, a pesar de que los mensajes sobre el consumo de alcohol cada vez van más en la línea de que no hay un consumo seguro, las bebidas alcohólicas siguen formando parte de la pirámide nutricional. Cabrera tiene una explicación: “Las bebidas fermentadas, dentro de la pirámide nutricional, están dentro de un consumo opcional, ocasional y moderado. Bajo esas condiciones no están excluidas de la pirámide, igual que no lo están la bollería industrial o las golosinas que damos a nuestros hijos sin ningún examen de conciencia, sabiendo que incrementan los niveles de colesterol malo y de otras grasas, como los triglicéridos”.

Jeroglíficos de la pirámide nutricional aparte, su consejo es que, al menos en salud cardiovascular, nos olvidemos de tolerancia mínima y tengamos claro que hay poblaciones en las que el alcohol es claramente perjudicial, como es el caso de mujeres embarazadas, pacientes con determinadas enfermedades, sobre todo cardíacas, más aún si presentan insuficiencia, o hepáticas.

Una vez concluida la entrevista como médico, Cabrera se quita la bata y habla como un individuo más, pero con un conocimiento profundo de los pros y contras: “Creo que tenemos conciliar la salud con el bienestar. Probablemente debemos tener la conciencia tranquila y actuar como con otros hábitos dietéticos, guiándonos por el sentido común. Ni prohibir comer huevo ni desayunarlos fritos con panceta a diario son posturas razonables, lo que es extrapolable al vino o la cerveza”.

Puedes seguir Buenavida en FacebookTwitterInstagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fuente: ElPaís

21 noviembre 2019: XVI Día Nacional del Paciente Anticoagulado y Coronario en Málaga

En el Salón de Actos de Cajamar, en Alameda Principal nº 19 de Málaga, se celebrará el día 21 de noviembre, el XVI Día Nacional del Paciente Anticoagulado y Coronario, con la participación de profesionales de este hospital y otros. Como todos los años, la Asociación de Pacientes Anticoagulados y Coronarios de Málaga (APAM) es la organizadora de este evento dirigido a pacientes, familiares e interesados.

Le facilitamos el programa del evento:

DÍPTICO JORNADAS XVI DÍA NACIONAL PACIENTE ANTICOAGUALDO Y CORONARIO (1)

Telemedicina para ayudar a los pacientes con insuficiencia cardíaca crónica

Diez centros médicos colaboran en una iniciativa nacional para facilitar el control y reducir las consecuencias de esta condición; entre ellos el Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga.

El empleo de tecnología en medicina para favorecer la atención al paciente tiene un ejemplo en España con el estudio HERMeS. Esta es una iniciativa de mHealth que plantea el seguimiento de pacientes con insuficiencia cardíaca crónica. En él participan 10 centros hospitalarios a nivel nacional, con la colaboración de la operadora Vodafone.

Dentro de esta propuesta se está estudiando a 200 personas afectadas por esta condición que hayan recibido el alta hospitalaria recientemente a raíz de alguna descompensación. Este periodo es, para los pacientes, de especial vulnerabilidad, ya que pueden presentarse nuevas alteraciones.

En concreto, para el estudio se emplean los smartphones de los pacientes, en los que se ha instalado una aplicación diseñada específicamente para recoger los datos de los pacientes de un tensiómetro y de una báscula que se conectan al teléfono móvil a través de bluetooth. En esta misma app se introduce cada día un cuestionario de control de síntomas, que permite detectar los signos de alarma de una posible descompensación.

Estos datos son enviados a la plataforma PIRENe, un sistema informático diseñado para que el personal sanitario pueda consultar la información y corregir de forma instantánea, en caso de necesidad, el tratamiento de los pacientes. Además, se pueden realizar evaluaciones no presenciales por videoconferencia entre los profesionales y los pacientes.

Este sistema tiene varias ventajas, según avanzan desde Vodafone en un comunicado. Además de detectar y tratar más rápidamente las descompensaciones, se reduce el número de hospitalizaciones y la mortalidad de los pacientes. Supone un ahorro de tiempo y recursos, tanto para sus usuarios, a quienes además les facilita reducir las visitas a los centros, como para el sistema sanitario.

En el proyecto colaboran el Hospital Universitari de Bellvitge y su Institut d’Investigació Biomèdica de Bellvitge (IDIBELL), el servicio de cronicidad de Atención Primaria SAP Delta, el Hospital Universitari Arnau de Vilanova de Lleida, el Hospital Clínico Universitario de Valencia, el Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga, el Hospital Universitario Central de Asturias, el Hospital de Manises, el Hospital Universitario Puerta de Hierro-Majadahonda, el Hospital de Viladecans y el Hospital Sant Joan Despí Moisès Broggi.

Fuente: CIO España

Una boca sana evita también infartos de corazón

Las personas que sufren enfermedades de las encías tienen entre un 25% y un 50% más probabilidades de padecer patologías cardiovasculares en toda su vida.
La salud bucodental es un pilar fundamental en la prevención cardiovascular, para evitar lesiones, se investiga actualmente su relación con el Alzheimer… y hoy se ha avanzado en varios estudios que demunestran la relación entre unas encías en mal estado y el aumento de posibilidad de sufrir un infarto de corazón.

Y es que tener unas encías enfermas, sobre todo con periodontitis, es un importante factor de riesgo cardiovascular. De hecho, la prevención y el tratamiento periodontal no solo es fundamental para evitar la aparición de enfermedades cardiovasculares, sino que también puede disminuir el riesgo cardiovascular en los pacientes que se encuentran en rehabilitación cardiaca, ya que se reduce la inflamación crónica que genera la patología periodontal y que, entre otros efectos deletéreos, puede contribuir al proceso de aterosclerosis.

Habitos saludables integrales
El doctor Miguel Carasol, portavoz científico de la Sociedad Española de Periodoncia, considera que “de la misma manera que en las Unidades de Rehabilitación Cardiaca existen enfermeros, fisioterapeutas, psicólogos o nutricionistas, los dentistas pueden contribuir a que los pacientes cardiópatas reciban una buena información y motivación sobre su cuidado bucodental , sumándolo a la consecución de hábitos de vida saludables en un momento en el que son esenciales para su futuro”.

Así, partiendo de esta situación, la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) y la Sociedad Española de Cardiología (SEC), en colaboración con VITIS y PERIO·AID, han culminado la primera fase de un proyecto para un programa específico de formación en salud bucodental en las Unidades de Rehabilitación Cardiaca de los hospitales españoles.

Lo que se busca ahora es sensibilizar a los pacientes con cardiopatías de la importancia fudnamental de una correcta higiene bucodental y su relación con los riesgos cardiovasculares; además, buscan introducir hábitos de higiene bucodental en pacientes de las unidades de rehabilitación para prevenir la aparición de enfermedades periodontales que puedan perjudicar su estado de salud cardiaca.

La doctora Elena Figuero, periodoncista y componente del grupo de trabajo reconoce que “ambos colectivos han aprendido y transmitido que existe una relación entre patologías tan frecuentes como la periodontal y cardiovascular isquémica, así como que la prevención sigue siendo la piedra angular de la salud”.

A juicio del Jefe de Sección Cardiología Clínica del Hospital Virgen de la Victoria (Málaga), “cuidar la salud de las encías es un elemento importante en la consecución de un estado general saludable en el paciente cardiovascular, ya que la boca, y concretamente la encía, es esencial en este objetivo”.

Fuente: as Deporte y vida

29-30 noviembre 2019: Cardiofamilia (X Encuentro Cardiología-Medicina de Familia) en Málaga

Los días 29 y 30 de noviembre, el Hotel NH Málaga acogerá el X Encuentro Cardiología-Medicina de Familia (Cardiofamilia) bajo el lema “Un mismo paciente en dos ámbitos de atención” con la participación tanto de médicos de atención primaria, como cardiólogos.

Le facilitamos el programa del evento: Programa Cardiofamilia

Comparan la revascularización percutánea de lesiones coronarias graves en ramas secundarias y terapia farmacológica

Un nuevo estudio del CIBERCV liderado por el grupo de Manuel Jimenez Navarro en el Hospital Clínico Virgen de La Victoria (FIMABIS) ha comparado la revascularización percutánea de lesiones graves en ramas coronarias secundarias (RS) de arterias epicárdicas mayores frente al tratamiento conservador.

Para ello, los investigadores estudiaron 662 pacientes entre los dos principales hospitales de Málaga (Hospital Clinico Virgen de la Victoria y Hospital Reginal de Málaga) de los cuales a 420 se les realizó revascularización percutánea y a 242 se optó por tratamiento médico.

“Desconocemos el pronóstico y la actitud ante los pacientes a los que se les realiza una coronariografía tras un infarto y presentan lesiones coronarias en ramos secundarios, los riesgos y beneficios de hacer una angioplastia o continuar con tratamiento médico, pero debemos optar por alguna”, ha explicado el doctor Jiménez Navarro.

En concreto, los resultados han mostrado que el porcentaje de eventos relacionados con la rama secundaria fue bajo, sin diferencias significativas entre una y otra estrategia de tratamiento. Las variables que sugieren tratar estas lesiones para disminuir las complicaciones son la presencia de diabetes mellitus, antecedentes de infarto y una mayor longitud de la lesión.

Fuente: Europapress

Claves para cuidar tu corazón en verano

Las altas temperaturas, los cambios de rutina que traen consigo las vacaciones y los largos viajes para conocer nuevos destinos son algunos de los clásicos del verano. La salud cardiovascular puede verse afectada por algunos de ellos cuando nos olvidamos de que también en época estival debemos seguir cuidando nuestro corazón.

Por eso es buena idea mantener ciertas rutinas cardiosaludables que nos ayudarán a disfrutar de las vacaciones manteniendo en forma nuestro corazón.

Hidratación, imprescindible para tu salud cardiovascular

El agua supone alrededor del 70% de nuestra masa corporal. Cuando disminuye ese porcentaje, lo que ocurre con frecuencia en verano porque perdemos más líquido del habitual al sudar por el calor, el funcionamiento de determinados órganos puede encontrarse con obstáculos. Es lo que ocurre si llegamos a deshidratarnos, una situación en la que se puede deteriorar rápidamente la función renal, llevando incluso a la aparición de arritmias. Según los especialistas, deberíamos beber de dos a tres litros de agua diaria, incluso aunque no tengamos sed, para cubrir la demanda de hidratación del organismo asegurándonos de que nuestros órganos funcionan como deberían, incluido el corazón.

Viajes largos en avión, seguros si seguimos algunas indicaciones

Un viaje de varias horas en avión no tiene por qué suponer un problema para los pacientes cardiovasculares siempre que recuerden levantarse al menos una vez cada hora y caminar un poco, así como hacer algunos ejercicios sencillos en el propio asiento, como estirar las piernas y girar los tobillos para prevenir el síndrome de la clase turista, con riesgo de trombosis venosa y tromboembolismo pulmonar. En el avión también es muy aconsejable beber agua para estar bien hidratado dado el bajo nivel de humedad ambiental. En cuanto a las personas con alto riesgo, la recomendación de los especialistas es que utilicen medias o calcetines compresores. Los pacientes cardiópatas o con problemas respiratorios deben de advertir a la tripulación para que les preparen dietas aconsejables, además de no olvidar la medicación ni el último informe médico (a ser posible traducido al inglés).

Adherencia a la medicación

Los cambios de rutina, con horarios generalmente más flexibles, pueden traer consigo dificultades a la hora de tomar la medicación. Si madrugamos menos y realizamos las comidas y cenas en horarios distintos a los habituales, es posible que en ocasiones nos olvidemos de tomar la medicación que necesitamos en el tiempo correcto. Por eso es buena idea configurar una alarma en el teléfono móvil que recuerde la toma diaria que el médico prescribió.

Sin excesos

Al igual que en las fiestas navideñas, los excesos en las comidas o cenas para celebrar que estamos de vacaciones son bastante frecuentes. Nuestra salud cardiovascular puede acusar esos abusos, ya que si se elevan los niveles de colesterol y ganamos peso por encima de lo recomendado, estamos disparando factores de riesgo que pueden poner en peligro la salud cardiovascular. Las personas con diabetes deben tener especial cuidado en este aspecto.

Deporte en el mejor horario

El deporte es una de las mejores herramientas con las que contamos para mantener el corazón en forma, y las vacaciones, cuando se suele disponer de más tiempo libre, son una estupenda ocasión para ejercitarnos. Sin embargo, debemos procurar evitar las horas de más calor. Lo ideal es practicar deporte a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, cuando las temperaturas son más bajas.

Fuente: Fundación Española del Corazón

Comer saludable para cuidar nuestro corazón

¿Comemos suficiente fruta, verdura, legumbres y pescado? Según los estudios científicos ENPE y ANIBES, los españoles necesitamos aumentar el consumo de estos alimentos.

Por ello, la Real Academia Nacional de Medicina de España (RANME) ha organizado una sesión científica en la que se han repasado distintos aspectos sobre el papel de la alimentación y los estilos de vida en la salud.

Bajo el título “Nutrición, dieta y estilos de vida”, expertos en nutrición han analizado diferentes temas relacionados con una dieta saludable. En este sentido, los expertos coinciden en que se debería aumentar el consumo de frutas, verduras, legumbres, pescados, leche y derivados lácteos, cuyo consumo es menor que el recomendado. Se observa un exceso en el consumo de carnes procesadas, alimentos con alto contenido en sal y/o azúcares y alimentos ultraprocesados de poco valor nutricional.

De hecho, una de las principales causas de muerte en las poblaciones más desarrolladas, está relacionada con las enfermedades metabólicas. En efecto, cuanto más se consumen alimentos vegetales (como frutas, verduras, cereales…) hay menos riesgo de padecer diabetes, enfermedades cardio-metabólicas y/o cáncer. Por el contrario, cuando la dieta está compuesta por carne, sal, azúcares, grasas saturadas y con un aporte de vitaminas y fibras insuficientes, este riesgo aumenta.

Asimismo, el exceso de peso y un estilo de vida más sedentario también se han relacionado con problemas metabólicos, por la asociación entre el exceso de peso y una peor situación nutricional. Precisamente, durante la jornada se habló de diferentes estudios que sugieren que para lograr beneficios sanitarios y controlar el peso, se debe tener en cuenta los alimentos, el momento de consumirlos, el nivel de actividad física y el estilo de vida.

Los beneficios de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea ha sido reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como uno de los patrones alimentarios más saludables. Esto se debe a que está compuesta por frutas, verduras, frutos secos, legumbres, cereales integrales y pescados, así como por un bajo porcentaje de carne roja y productos con azúcares añadidos.

Es por ello que este modelo alimentario juega un papel protector sobre los principales factores de riesgo vascular. Por ejemplo, puede reducir el riesgo de sufrir una complicación cardiovascular en un 30%, como el infarto de miocardio, ictus o muerte por causa cardiovascular, según el estudio PREDIMED.

Fuente: Feasan

Las fumadoras tienen más riesgo de infarto de miocardio

Por muchos es sabido el efecto nocivo del tabaco para nuestra salud, más especialmente para nuestro corazón. De hecho, fumar aumenta el riesgo de sufrir un infarto de miocardio importante en todas las edades, tanto en hombres como en mujeres, aunque en las mujeres el riesgo es mayor en comparación con los hombres, especialmente si tienen más de 50 años, según un estudio publicado en el Journal of the American College of Cardiology.

La enfermedad cardíaca es la primera causa de muerte en nuestro país, tanto en hombres como en mujeres. Por ejemplo, el infarto agudo de miocardio con elevación del segmento (STEMI por sus siglas en ingles) es una de las formas de enfermedad cardíaca más perjudicial, causado por un bloqueo completo de una de las arterias coronarias principales.

¿Por qué fumar es un factor de riesgo cardiovascular?

Fumar es uno de los principales factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares. En efecto, investigadores han identificado que fumar se encuentra detrás del infarto de miocardio STEMI en casi el 50% de los casos. Sin embargo, hasta ahora ningún estudio había cuantificado ni comparado la incidencia del STEMI asociada con fumar entre los distintos géneros y diferentes grupos de edad.

Ahora, una investigación dirigida por la Sheffiel Teaching Hospitals NHS Foundation Trust en asociación con la Universidad de Sheffield, ha intentado evaluar el tabaquismo como un factor de riesgo independiente y determinar las diferencias entre diferentes grupos de edad y género.

Los investigadores, recopilaron datos de 3.343 pacientes de la región de South Yorkshire del Reino Unido que presentaron STEMI agudo durante enero de 2009 y julio de 2014. Tanto los hombres como las mujeres presentaron un porcentaje elevado de fumadores (46,8% y 47,6% respectivamente).

Los resultados mostraron que fumar aumenta el riesgo de STEMI en todos los pacientes, independientemente de la edad o el sexo; sin embargo, las mujeres presentaron un riesgo mayor en comparación con los hombres. La mayor diferencia de riesgo fue en el grupo de 50 a 64 años, pero el mayor aumento de riesgo en ambos sexos fue en el grupo de 18 a 49 años, el más joven. Las mujeres fumadoras de este grupo de edad tenían un riesgo 13 veces mayor en comparación con mujeres no fumadoras. En cambio, los fumadores jóvenes tenían solo un riesgo de 8,6 veces mayor.

Según los autores, esto se puede deber a los estrógenos en sangre que se inhiben en las mujeres fumadoras, ya que los estrógenos tienen efectos protectores contra la arterosclerosis, uno de los principales desencadenantes de las enfermedades cardiovasculares. Otro motivo también puede ser que los hombres tienen las arterias coronarias más grandes que las mujeres, lo que significa que la inflamación crónica provocada por el tabaco puede llevar a un mayor grado de estrechamiento arterial en el sexo femenino.

No obstante, es posible revertir este riesgo. ¿Cómo? La respuesta es sencilla: dejando de fumar. El estudio mostró que el abandono del hábito de fumar reduce el riesgo de STEMI dejándolo igual que alguien que nunca ha fumado.

Fuente: Feasan

Un turista de 73 años logra sobrevivir de una parada cardíaca gracias a la rápida intervención con un desfribilador

El gran número de muertes por paro cardíaco en la población ha animado a concienciar a la población y tomar medidas que permitan revertir la situación gracias a la creación de zonas o espacios cardioprotegidos

Carlo Firetto, un turista italiano, pudo salvarse tras una parada cardíaca mientras practicaba golf el día que cumplía 73 años. El suceso pudo llegar a buen puerto gracias a la intervención de dos empleados que hicieron uso de un desfribilador del que disponía las instalaciones de Mijas Golf, en la Costa del Sol.

Ambos encontraron a Carlos sin latido, pero su insistencia a la hora de realizar las descargas fue determinante y Carlo Firetto puede hoy contarlo. La rapidez de los dos empleados de seguridad y la existencia de un desfibrilador DOC (Desfibrilador Operacional Conectado) de B+SAFE en las instalaciones fue determinante a la hora de salvarle la vida.

«Estoy vivo gracias al desfibrilador y a Fernando. No sé cómo agradecer a Mijas Golf que haya contratado este servicio. Si llega a ocurrirme en cualquier otro lugar que no cuente con este dispositivo, no estaría aquí. He vuelto a nacer y me encuentro mejor que nunca», explica Carlo Frietto tras su última al campo de golf.

Por su parte, Lorenzo Pérez, director del Club se mostró satisfecho por su decisión de instalar un desfibrilador en sus instalaciones. «La felicidad por haber ayudado a salvar una vida es indescriptible. Creo que hay que extender el uso de los desfibriladores y la formación del personal en estas técnicas porque contar con los medios adecuados y actuar con rapidez son la diferencia entre la vida y la muerte en estos casos«, explica.

«Cada año son más las personas que salen con vida de un accidente cardiaco gracias a los desfibriladores», comenta Nuño Azcona, CEO de B+SAFE, compañía que instaló el desfibrilador en Mijas Golf. «Muchos establecimientos turísticos de la Costa del Sol han sido pioneros en la cardioprotección de su instalaciones, equipándolas con desfibriladores, y ya son muchas las vidas que han salvado», añade.

La cardioprotección es una tendencia emergente orientada a la protección del corazón en caso de episodios cardíacos. El gran número de muertes por paro cardíaco en la población, ha animado a gobiernos, empresas, entidades y asociaciones a concienciar a la población y tomar medidas que permitan revertir la situación gracias a la creación de zonas o espacios cardioprotegidos.

Estas zonas cuentan con, según la superficie y la afluencia de público, al menos uno o varios desfibriladores, con un adecuado servicio de mantenimiento y con personas adecuadamente formadas para poder garantizar una rápida actuación en caso de paro cardíaco repentino (para conseguir que vuelva a latir el corazón de la persona afectada), hasta la llegada de los servicios médicos de emergencia.

Para que las posibilidades de supervivencia ante un paro cardíaco repentino sean óptimas, se debe realizar de forma inmediata una resucitación cardiopulmonar (RCP) que permita mantener el flujo necesario de sangre oxigenada al cerebro hasta que se restablezca el ritmo cardíaco normal mediante la descarga eléctrica suministrada por un desfibrilador. El tiempo máximo para aplicar la desfibrilación a una persona que ha sufrido un paro cardiaco repentino es en los primeros 5 minutos.

Fuente: DiarioSur