13-15 abril 2021: eCardio. El congreso virtual de la Sociedad Española de Cardiología

 ¿Qué es eCardio?

eCardio es el Congreso Virtual de la Sociedad Española de Cardiología, celebrado del 13 al 15 de abril de 2021.

language ¿En qué consiste?

En eCardio usamos Internet para poner lo mejor de la cardiología en tu ordenador, tu tableta o tu teléfono móvil.

¿A quién está dirigido?

A todos los profesionales sanitarios con interés en la Cardiología y Prevención Cardiovascular.

¿Cómo funciona eCardio?

eCardio funciona sobre una plataforma web que es un Palacio de Congresos Virtual. Desde el auditorio principal transmitiremos sesiones en directo que estarán disponibles en streaming.

 ¿Cuáles son los temas principales del congreso?

eCardio está organizado sobre lo nuevo, lo práctico y la participación.

¿Qué voy a encontrar en eCardio?

Sesiones centradas en lo nuevo de los principales temas de Cardiología y Prevención Cardiovascular.

 Ver programa

 

Taller: ¿Qué podemos sacar en positivo de la pandemia en la atención de la enfermedad cardiovascular?

Nuestro Jefe de Sección, Dr. Juan José Gómez Doblas, ha impartido el taller ¿Qué podemos sacar en positivo de la pandemia en la atención de la enfermedad cardiovascular? 

Quienes no pudieron conectarse en su día y no quieren perdérselo, tienen una segunda oportunidad para visualizar el taller completo en youtube: https://youtu.be/Rm0JncuLRWg.

Este taller ha sido organizado por la  Asociación de Pacientes Anticoagulados y  Coronarios de Málaga (APAM) .

 

 

 

 

25-28 NOV 2020: INSUFICIENCIA CARDIACA 2020 REUNIÓN ANUAL DE LA ASOCIACIÓN DE INSUFICIENCIA CARDIACA DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE CARDIOLOGÍA

Participación activa del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Virgen de la Victoria en la Reunión Anual de la Asociación de Insuficiencia Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología.

Programa completo

¿Qué son los dispositivos CardioMEMS HF y por qué son tan importantes en el control de la Insuficiencia Cardiaca?

Ya se han implantado los dos primeros dispositivos CardioMEMS™ HF de Andalucía para monitorización y tratamiento de pacientes con insuficiencia cardíaca. Se ha llevado a cabo en el Hospital Virgen de la Victoria de Málaga, en la Unidad de Insuficiencia Cardíaca y junto a la Unidad de Hemodinámica.

La insuficiencia cardíaca es una patología cada vez más frecuente que afecta tanto a población anciana como joven, donde a pesar de los avances en tratamiento y seguimiento, sigue teniendo una alta mortalidad y sobre todo morbilidad, con deterioro de la calidad de vida y grado funcional de los pacientes, con frecuentes hospitalizaciones por descompensación.

El sistema CardioMEMS™ HF es un dispositivo que permite realizar la medición y monitorización inalámbricas de la presión en la arteria pulmonar en estos pacientes con insuficiencia cardíaca. Los médicos encargados del seguimiento y tratamiento de estos pacientes pueden utilizar estos datos de presión pulmonar para controlar la insuficiencia cardíaca y ajustar el tratamiento de forma precoz con objeto de reducir las consultas en Urgencias e ingresos por descompensación de insuficiencia cardíaca.

El sistema CardioMEMS HF se compone de un sensor que se coloca en la arteria pulmonar mediante un cateterismo cardíaco derecho que se realiza en la Unidad de Hemodinámica, siendo un procedimiento sencillo y breve que se lleva a cabo con anestesia local (imagen 1 y 2). A los pacientes se les entrega un dispositivo electrónico para realizar mediciones en su domicilio que son trasmitidas de forma inalámbrica y se almacenan en un sitio web seguro para el acceso y revisión por parte de los médicos (imagen 3). De esta forma el paciente puede ser seguido por sus médicos de forma remota, sin necesidad de acudir de forma presencial al Hospital, siendo esto un gran avance en la situación actual de pandemia por COVID19 evitando el contacto hospitalario en estos pacientes de alto riesgo.

También se dispone de un dispositivo electrónico para el Hospital que permite calibrar el sensor el día del implante y realizar mediciones si el paciente tiene que acudir a consulta sin necesidad de traer sus dispositivos desde casa (imagen 4).

En varios estudios se ha demostrado la seguridad del dispositivo CardioMEMS HF, así como la reducción de las hospitalizaciones de los pacientes con insuficiencia cardíaca junto con mejoría de los síntomas y calidad de vida.

CardioMEMS HF se puede implantar en nuestros pacientes con Insuficiencia Cardiaca con múltiples descompensaciones que ocasionan consultas en Urgencias o ingresos hospitalarios, de forma que podemos anticiparnos a estas descompensaciones y comenzar el tratamiento antes de que el paciente tenga que acudir al centro o ingresar. Gracias al implante de estos nuevos dispositivos esperamos poder ofrecer una atención más personalizada y precoz a nuestros pacientes con insuficiencia cardíaca, de forma remota y evitando acudir al hospital, de forma que se traduzca en una mejoría sintomática y de calidad de vida además de conseguir una reducción de los ingresos hospitalarios y consultas en Urgencias.

Al poder monitorizar a los pacientes en casa, permitiendo un diagnóstico muy precoz de posibles descompensaciones, y evitando el desplazamiento del paciente al hospital así como el consumo de recursos en Urgencias y Hospitalización, lo que redunda en mayor disponibilidad de éstos para posibles ingresos relacionados con la pandemia Covid-19 así como reducción de posibles infecciones por Covid-19 en estos pacientes especialmente vulnerables, en los que una infección por SARS-CoV-2 puede ser fatal, este nuevo dispositivo es una gran ayuda a la hora de tratar esta patología.

El Dr. José Manuel García Pinilla (coordinador de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca) y la Dra. Ainhoa Robles Mezcua, en estrecha colaboración con Concepción Cruzado Álvarez (enfermera especializada en Insuficiencia Cardiaca), completan la atención especializada al paciente con IC en nuestro hospital.

La ‘nueva realidad’ de los pacientes con insuficiencia cardiaca

Cuatro sociedades profesionales, con la colaboración de la biofarmacéutica AstraZeneca, presentan los primeros resultados del Proyecto Carabela, una iniciativa que pretende acabar con los desequilibrios asistenciales en función del lugar de residencia de los pacientes, mediante un modelo asistencial más coordinado, eficiente e integrado de todos los agentes que intervienen en el manejo de la patología.

Algo en ocasiones tan aleatorio como el código postal puede marcar una diferencia fundamental en la atención médica que reciben los pacientes. Es el caso de la insuficiencia cardiaca, una patología que afecta al 2% de la población adulta en España1 que reciben una asistencia dispar en función de su lugar de residencia. Acabar con la inequidad en el abordaje asistencial de la insuficiencia cardiaca es precisamente el objetivo principal del Proyecto Carabela, una iniciativa impulsada por la Sociedad Española de Cardiología (SEC), la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA) y la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA).

Las cuatro sociedades, con la colaboración de la biofarmacéutica AstraZeneca, han unido sus fuerzas para mejorar el abordaje integral de los pacientes con insuficiencia cardiaca, incluyendo aspectos como la detección precoz, el diagnóstico, el tratamiento y la calidad de vida. Este proyecto pionero en nuestro país ha contado, durante su primera fase piloto, con la participación de diez hospitales españoles, que posteriormente han compartido sus experiencias durante la celebración de una jornada nacional sobre insuficiencia cardiaca en la que se han abordado cuestiones como la situación de las unidades especializadas tras la primera oleada de la COVID-19 o los principales retos con vistas a un futuro próximo. Tras esta primera jornada, se abordarán cinco talleres de trabajo que pretenden concluir con la presentación de un documento conjunto que recoge las principales áreas de mejora en la asistencia y las soluciones propuestas para optimizar la atención a los pacientes con insuficiencia cardiaca.

El doctor José Manuel García Pinilla, expresidente de la Asociación de Insuficiencia Cardiaca de la SEC y especialista en Insuficiencia Cardiaca en al Hospital Universitario Virgen de la Victoria, destaca que “nuestros pacientes son especialmente vulnerables a la infección por SARS-CoV2, lo que incrementa el riesgo de descompensación, complicaciones y aumento de la mortalidad. Por todo ello, resulta imprescindible evitar desplazamientos e ingresos hospitalarios innecesarios en los centros que no solo ponen en riesgo de infección por SARS-CoV2 a los pacientes, sino que además consumen recursos sanitarios que los pacientes con coronavirus necesitan”.

Los pacientes con insuficiencia cardiaca son especialmente vulnerables a la COVID-19, lo que incrementa el riesgo de descompensación, complicaciones y aumento de la mortalidad

A su juicio, la pandemia ha venido a demostrar el papel fundamental de la telemedicina y la atención domiciliaria para los pacientes con insuficiencia cardiaca. “Las visitas presenciales siguen siendo necesarias para lograr una educación sanitaria adecuada por parte del paciente y sus cuidadores, fomentar el autocuidado y realizar los estudios analíticos pertinentes para prescribir los fármacos más adecuados a las necesidades del paciente”, subraya. Sin embargo, “la selección óptima del fármaco o los fármacos también es posible con la telemedicina, sobre todo, si disponemos de una historia informatizada y compartida con Atención Primaria que permita realizar analíticas en el centro de salud o el domicilio del paciente”, añade.

El doctor Álvaro González Franco, coordinador del Grupo de Insuficiencia Cardiaca y Fibrilación Auricular de la SEMI, subraya, por su parte, la doble cara de la pandemia. “Durante la primera ola, detectamos pérdidas de seguimiento y continuidad asistencial, retrasos diagnósticos e incremento de las descompensaciones. La segunda oleada no ha supuesto, de momento, una anulación masiva de consultas. Hemos trabajado mucho, desde mayo hasta ahora, en la potenciación de las consultas telefónicas y virtuales para adaptarnos a la nueva realidad”, comenta este especialista.

 

PRINCIPALES ÁREAS DE MEJORA EN LA ATENCIÓN A LA INSUFICIENCIA CARDIACA

Ambos especialistas coinciden al señalar las principales áreas de mejora para reducir la brecha en la atención sanitaria que reciben los pacientes con insuficiencia cardiaca según su localidad de residencia:

  • Potenciar la atención a la insuficiencia cardiaca en red entre las unidades comunitarias, especializadas, avanzadas, rehabilitación cardiaca, enfermería y Atención Primaria.
  • Unificar estructuras que dependen de distintos servicios: Cardiología, Medicina Interna, Geriatría.
  • Fomentar los hospitales de día, la atención y la hospitalización domiciliaria y la red de asistencia social.
  • Desarrollar la figura de coordinador/gestor de transiciones.
  • Mejorar y unificar los planes formativos de los profesionales dedicados a la insuficiencia cardiaca.
  • Elaborar y difundir protocolos de consenso.

En esta línea por mejorar la atención que reciben los pacientes, Inmaculada Mediavilla Herrera, presidenta de FECA -SECA, destaca la importancia del Proyecto Carabela. “Esta iniciativa, fruto del trabajo de varias sociedades, caracterizará el modelo de atención a pacientes con insuficiencia cardiaca y lo hará abordando dimensiones del proceso asistencial fundamentales para SECA: la variabilidad clínica, la eficiencia, la coordinación asistencial entre todos los ámbitos intervinientes, la calidad de vida y la experiencia de paciente, intentando aportarle valor a este último”, comenta. “Además, el Proyecto Carabela permitirá definir un modelo de evaluación que incluya resultados en salud de estos pacientes, resultados reportados por ellos, pero también resultados organizativos y de proceso, y pondrá toda esta información a disposición de la comunidad sanitaria”, añade.

Durante la primera ola, se detectaron pérdidas de seguimiento y continuidad asistencial, retrasos diagnósticos e incremento de las descompensaciones

Por su parte, José Soto, presidente de SEDISA, explica que “la atención a las patologías crónicas es un reto para el Sistema Sanitario desde hace años. La situación ocasionada por la COVID-19 ha puesto aún más en evidencia dicho reto. En este sentido, organizar los procesos en torno a los pacientes, con la coordinación entre especialidades, la integración entre niveles asistenciales y servicios sociosanitarios y la implementación estratégica de la tecnología para poder llevar a cabo la teleasistencia, tal y como define el consenso presentado, son medidas prioritarias, no solo para los pacientes con insuficiencia cardiaca, sino para todo el ámbito de la atención a la cronicidad. Se trata de medidas que, además de mejorar la calidad asistencial, aportarán eficiencia al Sistema Sanitario, tan necesaria en la actualidad que vivimos”.

El desarrollo del Proyecto Carabela ha sido posible gracias a la colaboración de AstraZeneca. La doctora Ana Pérez, directora Médica y de Asuntos Regulatorios de la compañía, destaca que “el compromiso de AstraZeneca con los profesionales sanitarios, los pacientes y el sistema de salud propiamente dicho ha formado parte del ADN de la compañía desde sus inicios. Gracias a esta alianza, nuestro fin último es proteger a los pacientes con patologías como la insuficiencia cardiaca para mejorar su salud y salvar vidas. De ahí, nuestra voluntad de colaborar activamente con las sociedades profesionales para que el Proyecto Carabela llegue a buen puerto”.

- 1 Revista Española de Cardiología. Epidemiología y tratamiento de la insuficiencia cardiaca en España: estudio PATHWAYS-HFEpidemiology and treatment of heart failure in Spain: the HF-PATHWAYS study. Disponible: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0300893220305467?dgcid=author (revisado noviembre 2020)

Fuente: El Mundo

Málaga cardioprotegida: PORQUE ES NECESARIO UNA CIUDAD CARDIOPROTEGIDA: DESFIBRILADORES AUTOMATIZADOS (DEAS)

La Parada Cardiaca es una patología extraordinariamente frecuente y que muchas veces infraestimamos. En España ocurren más de 30.000 muertes súbitas al año, unas 100 por día, 1 cada 15 minutos. Equivalente a que se estrellara un avión con 280 pasajeros cada 3 días. De otras emergencias (suicidios, accidentes, ahogamientos, atragantamiento, suicidios, intoxicaciones no voluntarias), 28 muertes al día. En Andalucía 6.200 muertes inesperadas al año, 17 al día y en Málaga 3-4.

Desgraciadamente, las posibilidades de sobrevivir a una parada cardiaca secundaria a una arritmia ventricular, fuera de los hospitales, oscila entre el 5 y el 10%. La reanimación debe empezarse de forma extraordinariamente precoz, por cada minuto que pasa las posibilidades de sobrevivir disminuyen un 10% por lo que al cabo de 10 minutos estas posibilidades son mínimas.

Para mejorar el pronóstico y la atención a la parada cardiaca hay definidas una serie de actuaciones que son vitales y forman parte de lo que se ha definido como cadena de supervivencia. Lo más importante es el comienzo precoz de compresiones torácicas y el poder disponer en el entorno de un Desfibrilador Semiautomático (DEA).

Idealmente la Resucitación Cardiopulmonar (RCP) debe de empezar en menos de 3 minutos del comienzo del episodio.

Las guías del European Resucitation Council de 2015 son muy claras, los estados deben iniciar un Programa Nacional para facilitar y promover la instalación de desfibriladores y para formar sus ciudadanos en RCP. Así está ocurriendo en muchos países de Europa y sin embargo nuestro país está perdiendo el tren de la cardioprotección.

Para expresar el problema en cifras, Japón tiene instalados más de 30 DEAs por 10.000 habitantes, los Países Nórdicos 18, Francia, Inglaterra, Holanda o Alemania en torno a 13, nosotros apenas llegamos a 4. Lo mismo puede decirse de la formación a la sociedad. Suecia, Dinamarca, Japón tiene más del 90% de sus ciudadanos formados, Dinamarca es obligatorio su enseñanza, en escolares (primaria, secundaria y bachillerato), universidad, para obtener el carnet de conducir y un reciclaje en cada renovación. En España formamos a muchas menos personas, no llega al 20 % y todavía no tenemos conciencia de la magnitud del problema.

Si queremos mejorar nuestros resultados tenemos que hacer como nuestros vecinos. Necesitamos un Plan Nacional de RCP. Necesitamos promover y fomentar la implantación de DEA y no ponerles impedimentos. Necesitamos coordinar voluntarios y formar a la población. Necesitamos que todos los coches de policía (nacional, local y guardia civil) cuenten con un DEA, todos los profesionales tengan un curso de SVB+DEA en su formación, en todos los centros públicos, aeropuertos, estaciones de metro, autobuses, Renfe, mercados, farmacias, iglesias, hoteles, restaurantes, supermercados, oficinas de entidades bancarias, polígonos industriales, parques tecnológicos, dispongan también de DEAs.

Necesitamos que nuestros Ayuntamientos tomen conciencia y desarrollen programas específicos adaptados a cada ciudad, para acercar la RCP y los DEAs a sus ciudadanos.

Si analizamos qué es lo que ocurre en la sanidad de nuestro país veremos que tenemos cosas buenas y malas, pero hay una en la que somos los mejores. Los somos en el programa de trasplante, en ello llevamos más de 20 años en el número uno. Esto no se debe a que cuente con financiación, ni a que la ONT sea excepcional o el diseño sea mejor que otros. Nuestra principal fortaleza es que tenemos un gran porcentaje de donaciones. El pueblo español es generoso y responde con solidaridad y generosidad ante la tragedia. Nosotros tenemos el SÍ de la población y eso es algo que no puede comprarse con dinero.

En la RCP puede pasar lo mismo, podemos tener más voluntarios que nadie dispuestos a comprimir el pecho y utilizar un DEA. Lo malo es que no les estamos llamando. Es tiempo de cambiar las cosas.

Estado actual de Málaga capital. Hay censados entre públicos y privados más de 400 Desfibriladores en áreas deportivas, centros Sociales, bibliotecas, parking, plaza de Abastos, policía Municipal, autobuses, metro, PTA, bancos, colegios profesionales, hoteles, supermercados y viviendas. También hay 9 en la vía pública del centro de la Ciudad. En corto plazo está previsto ponerlos en farmacias, PTA y 68 más, (60 comprados por el Ayuntamiento y 8 Tótems-DEA en vía pública por Mapfre). Tenemos un plan de formación permanente, habiéndose formado ya miles de malagueños, con el soporte fundamental de la Asociación de Expacientes de Medicina Intensiva EXPAUMI, sin ellos no hubiera sido posible. También tenemos en uso una Plataforma Málaga Cardioprotegida (desfibriladores.malaga.eu), QR, para saber con cualquier dispositivo con conexión a Internet (móvil, Tablet, portátil, etc.) donde está ubicado el DESFIBRILADOR más cercano y la información necesaria.

Respuesta del organismo a la actividad física

Las respuestas del organismo a la actividad física son los cambios que se producen para poder desarrollar un trabajo físico, que desde una perspectiva evolutiva se traducen en supervivencia (huida y caza) y desde el punto de vista lúdico y social, en rendimiento deportivo.

Durante, e incluso antes de empezar a hacer ejercicio, nuestro cerebro se prepara para actuar. Se empiezan a apagar las funciones animales de reposo y se ponen en marcha las funciones animales de acción. Mejoran el nivel de alerta y la predisposición para actuar. Se liberan adrenalina y noradrenalina, primero a través del sistema nervioso, y después desde la glándula suprarrenal. Además de éstas, también participan otros mediadores químicos como el cortisol, la testosterona, la hormona del crecimiento y otros, que regulan las funciones de distintos órganos y coordinan las respuestas cuando desarrollamos actividad física.

Vamos a mencionar solo algunas de ellas centrándome en las que son relevantes en el paciente cardiológico.

A nivel respiratorio, la ventilación aumenta progresivamente, primero por una mayor profundidad de las respiraciones y después por un aumento de la frecuencia respiratoria. Esto nos permite extraer del aire más oxígeno para los músculos que están trabajando y eliminar el exceso de CO2 que se está produciendo como consecuencia de la combustión y del mantenimiento del pH de la sangre.

Aumenta ligeramente la cantidad total de sangre circulante cuando el bazo se contrae vertiendo parte de su contenido al torrente circulatorio.

Las arterias de los distintos órganos se contraen o se relajan para aumentar la cantidad de sangre y oxígeno musculares sin perjudicar al flujo cerebral y coronario. De forma general, se dilatan las arterias de los músculos que desarrollan el trabajo y se contraen las de los músculos que están en reposo, las del aparato digestivo, los riñones y la piel. El resultado final es una disminución de la resistencia en la circulación arterial. El retorno venoso también aumenta, por la propia circulación de la sangre, por la compresión de los músculos que atraviesan a su paso y por la succión del corazón.

A nivel cardiaco aumentan tanto la fuerza con la que se contrae el corazón como la frecuencia cardiaca. El aumento de la fuerza de contracción se traduce en un aumento de la cantidad de sangre que se bombea con cada latido (de unos 75 ml en reposo a más de 150 ml en esfuerzos intensos). Esto, unido al aumento de la frecuencia cardiaca, sirve para aumentar del volumen de sangre que circula por el organismo en un minuto, que puede pasar de unos 5 litros en reposo hasta los 30 litros en esfuerzos máximos. Quiero hacer un inciso para aclarar que la frecuencia cardiaca de reposo y la frecuencia cardiaca máxima pueden variar mucho de una persona a otra sin que ello signifique que algo va mal.

Este aumento en la actividad muscular del corazón se acompaña de un aumento en la necesidad de oxigeno del propio músculo cardiaco y, por lo tanto, del flujo de sangre a través de las arterias coronarias. En personas con obstrucciones coronarias este aumento del flujo no es posible y se produce una falta de riego a partir de determinadas intensidades que puede derivar en angina de pecho, fatiga o arritmias malignas.

Por eso cuando hacemos una prueba de esfuerzo, vemos como se aceleran la frecuencia cardiaca y la respiración y como aumenta la presión arterial sistólica (la alta) sin un aumento de la presión arterial diastólica (la baja) a medida que aumentan la intensidad del trabajo y la sensación de esfuerzo. El efecto será mayor cuantos más músculos se empleen para hacer un ejercicio.

Los ejercicios de fuerza son algo diferentes. En este caso las arterias que llevan la sangre a los músculos que desarrollan el trabajo, en vez de dilatarse, se ven comprimidas por el propio musculo durante la contracción muscular. El fuerte latido del corazón contra las arterias comprimidas hace que aumenten mucho tanto la PA sistólica como la diastólica a partir de determinadas intensidades de trabajo. La FC aumenta pero de forma muy variable y dependiendo de cómo hagamos el ejercicio (velocidad de ejecución del gesto, ritmo, masa muscular implicada, etc). Tampoco el retorno venoso aumenta de la misma manera que en los ejercicios predominantemente dinámicos.

En general, el esfuerzo físico tiene un efecto antitrombótico pero a partir de determinadas intensidades, la trombogenicidad de la sangre aumenta anticipándose a posibles consecuencias traumáticas durante los esfuerzos más intensos. Esto tiene su importancia en los pacientes cardiópatas porque el aumento de la trombogenicidad, junto a la deshidratación, pueden favorecer la formación de trombos en individuos predispuestos. Además, la deshidratación y los cambios bruscos en las concentraciones de electrolitos y el aumento de la temperatura y las hormonas del estrés que se producen con la actividad física también pueden contribuir al desarrollo de arritmias ventriculares.

La medicación de uso habitual en los pacientes cardiópatas interfiere en estas respuestas:

Los betabloqueantes actúan reduciendo la frecuencia cardiaca y la fuerza de contracción del corazón entre otros efectos y, al limitar éstas respuestas, pueden ser mal tolerados por el paciente cuando se ejercita. Los vasodilatadores modifican las respuestas vasculares ayudando a controlar la tensión arterial pero, de la misma manera, pueden empeorar la eficiencia de las respuestas vasculares. Otros antihipertensivos modifican la concentración de electrolitos y se pueden sumar a la deshidratación y favorecer las complicaciones de ésta. Los anticoagulantes y antiagregantes juegan un papel protector cuando el ejercicio aumenta la trombogenicidad de la sangre pero aumentan el riesgo de complicaciones hemorrágicas con los traumatismos. Por último, las estatinas interfieren con el metabolismo intracelular en esfuerzo y pueden dar molestias musculares. De igual manera, aunque nombremos estos posibles efectos secundarios evidentemente debe tener en cuenta que si su médico le ha recomendado dichos tratamientos es porque los beneficios superan dichas consecuencias.

En general la práctica de ejercicio es muy segura pero por todo lo dicho hasta ahora, los pacientes cardiópatas se tienen que asesorar antes de comenzar un programa de ejercicio.

Fuente: Fundación Española del Corazón

El Clínico mejora la capacidad y precisión en el tratamiento de las arritmias

El centro hospitalario ha llevado a cabo en los últimos seis meses obras de reforma y ampliación de sus instalaciones dentro de este área, una de las tres mejores de España.

El Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria, a través de la unidad de Arritmias Cardíacas perteneciente a su vez a la Unidad de Corazón, ha mejorado su capacidad asistencial en cuanto a rendimiento, así como en la calidad, seguridad y precisión para el diagnóstico y el tratamiento de este tipo de dolencias.

Para ello, según ha informado la Junta en un comunicado, ha llevado a cabo en los últimos seis meses obras de reforma y ampliación de sus instalaciones dentro de este área, incorporando además los últimos equipos en alta tecnología informática para la realización de este tipo de estudios.

El director gerente del Servicio Andaluz de Salud, Miguel Ángel Guzmán, ha realizado este viernes una visita para conocer de primera mano las nuevas instalaciones totalmente renovadas y equipadas, que han supuesto una inversión presupuestaria de más de 1.600.000 euros, y de las que ya se están beneficiando los pacientes.

Guzmán, acompañado del director gerente del Hospital Virgen de la Victoria, José Antonio Ortega Domínguez; la directora médica, María Victoria Ortega, y otros responsables del equipo de dirección han llevado a cabo un recorrido por las instalaciones, que constan de dos laboratorios de arritmias, una sala de espera, otra para el control y realización de estudios, así como área administrativa y de información para pacientes y familiares.

También han estado presentes en la visita el jefe del servicio de Cardiología, Juan José Gómez Doblas, y el responsable de la unidad de Arritmias, Javier Alzueta, acompañados por el equipo multidisciplinar de profesionales que integra esta unidad.

El director gerente del SAS ha tenido palabras de reconocimiento para la actividad asistencial que lleva a cabo esta unidad, que supone en rendimiento “una de las tres más importantes del país y una de las más avanzadas del sistema público de Andalucía”.

De igual modo, ha destacado que “con esta renovación tecnológica y la reorganización funcional de sus espacios, esta unidad va a aumentar su capacidad en un 25 por ciento más, para adaptarse a las nuevas necesidades asistenciales de su población de referencia”.

Por otro lado, el director gerente del Hospital Virgen de la Victoria, José Antonio Ortega Domínguez, ha valorado “la implicación y el compromiso de todo el equipo multidisciplinar que integra la unidad de arritmias para que durante el periodo que han durado las obras de mejora afectaran lo menos posible al normal rendimiento de este área asistencial”.

También el jefe del servicio de Cardiología, Juan José Gómez Doblas, ha explicado que “con la incorporación de las nuevas tecnologías en las dos salas de laboratorios de Arritmias se produce un salto considerable en cuanto a los niveles de calidad, rapidez, seguridad y precisión en este tipo de estudios cada vez más complejos”.

Por su parte, el director de la unidad de Arritmias Cardiacas, Javier Alzueta, ha destacado que “se llevan a cabo en esta unidad más de 1.100 procedimientos anuales, siendo este servicio el único centro de referencia de la provincia para los implantes de desfibriladores y ablaciones”.

Por ello, ha añadido, “nuestra unidad es la que actualmente realiza más implantes de desfibriladores del país, si tenemos en cuenta su población de referencia para este tipo de procedimientos”.

Por otro lado, el director gerente del SAS y el resto de profesionales sanitarios han llevado a cabo también una visita por el área de consultas externas del servicio de Cardiología, en las que se han llevado a cabo mejoras estructurales y de reorganización funcional de las que se benefician los pacientes desde primeros de año.

En este sentido, ha destacado que en estas instalaciones, donde se llevan a cabo cada año más de 40.000 atenciones, se atienden a los pacientes con cita externa con problemas de arritmas y estudios Holter que antes debían desplazarse a la unidad de Arritmas -situado en la planta primera- y ahora, con este cambio de ubicación, tienen acceso directo desde el exterior al patio naranja de consultas externas, lo que supone una mejora en cuanto a la accesibilidad de estos enfermos y de sus familias.

Actividad asistencial

La unidad de arritmias del Hospital Virgen de la Victoria implantó el pasado año 2019 un total de 236 desfibriladores completos con o sin resincronización, así como medio centenar de recambios de estos dispositivos. También llevó a cabo un total de 241 implantes de marcapasos completos y casi una treintena de recambios.

Por otro lado, se llevaron a cabo también un total de 463 procedimientos electrofisiológicos de tipo invasivos o ablaciones cardiacas.

Fuente: LaOpinóndeMálaga

Nuestra Unidad de Imagen Cardiaca presenta un Máster en Ecocardiografía

Cardiólogos de la Unidad de Imagen Cardíaca, con la colaboración de cardiólogos pertenecientes al Área del Corazón del HUVV, así como cardiólogos formados en la misma, han presentado a finales de junio un nuevo Máster en Ecocardiografía, acreditado por la UCAM con 65 créditos ECTS, cuya primera convocatoria se iniciará tras el verano, y que cuenta con la plataforma online de Editorial Médica Panamericana (https://www.medicapanamericana.com/es).

Estos profesionales han trabajado bajo la coordinación de los doctores (de dcha a izq) Fernando Carrasco Chinchilla y  Luis Morcillo Hidalgo, y la dirección del doctor Fernando Cabrera Bueno, responsable de dicha Unidad. El curso ha sido diseñado de acuerdo a las directrices del EEES (Espacio Europeo de Educación Superior). La  finalidad de estos programas, junto a la publicación de libros para formación en Ecocardiografía (Cabrera 2ªEd EMP 2020, Guía Esencial de Ecocardiografía 2ªEd EMP 2020), así como resto de actividad docente e investigadora, junto a la asistencial, es la de ofrecer formación altamente cualificada a profesionales sanitarios y excelencia en la calidad asistencial a los pacientes.

El Área del Corazón del Hospital Clínico mejora la calidad y la precisión diagnóstica en pacientes de alta complejidad

La unidad de Imagen Cardíaca del Área del Corazón incorpora tecnología avanzada y nuevos espacios habilitados para mejorar la atención a estos pacientes.

El Hospital Virgen de la Victoria, a través de su unidad de Imagen Cardíaca del área del Corazón, ha mejorado los niveles de calidad y de precisión diagnóstica en pacientes de alta complejidad gracias a la incorporación de equipos de la más avanzada tecnología, además de la habilitación de espacios, la reorganización funcional, y la mejora en dotación de personal de estas dependencias.

Asimismo, la unidad de Imagen Cardíaca de este centro sanitario, que beneficiará a más de 14.000 pacientes cada año, cuenta con un total de tres equipos de ecocardiografía de alta precisión diagnóstica con tecnología 3D conectados a la red de imagen corporativa distribuidos en tres salas de exploración, una consulta y un área de trabajo para informes clínicos, que se encuentran en el área de pruebas funcionales del patio azul, y a la que acuden tanto pacientes con cita externa como pacientes ingresados en las áreas de hospitalización del centro.

En este sentido, la reestructuración de estos espacios y su mejora en dotación tecnológica ha permitido aumentar la cartera de servicio en cuanto al aumento de la capacidad y la complejidad de estudios relacionados con el corazón, como son las ecocardiografias de esfuerzo y las ecocardiografia para la deformación miocárdica (Strain), así como realizar estudios del corazón en 3D.

Todo esto permite realizar una valoración anatómica y funcional del corazón de forma mas exacta. Además, los nuevos equipos están sirviendo de apoyo en cuanto a las técnicas de tratamiento no invasivo de las válvulas cardiacas sin necesidad de cirugía.

Por otro lado, y relacionado con los recursos humanos con los que cuenta esta unidad, han destacado que se han incorporado tres especialistas en cardiología con formación avanzada en técnicas ecográficas, además de otros tres de apoyo, una enfermera y un celador.

Además, la actividad de esta unidad de Imagen Cardiaca para Cardiología ha generado la puesta en marcha de un proyecto de investigación, con la incorporación de un nuevo profesional en cardiología para desarrollar, a través del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA), un estudio sobre la enfermedad cardíaca y los pacientes contagiados por Covid19, que ya han superado la enfermedad, y que dará comienzo en breve.

También, y en el ámbito de la investigación de esta unidad, cabe destacar su participación a través de otros estudios que se encuentran en activo dentro del área del Corazón del Hospital Virgen de la Victoria, como son los relacionados con la insuficiencia cardiaca, electrofisiología, así como las líneas compartidas con otras unidades y servicios como Oncología, Endocrinología, Neurología y Medicina Intensiva, entre otros.

De igual modo, la sección de Imagen del Corazón ha fomentado también en los últimos meses su actividad formativa en relación con otras especialidades del centro y también de Atención Primaria, ámbito con quien ha afianzado su compromiso, que estará reforzado por la rotación de residentes y por el desplazamiento de los especialistas del hospital a los centros de salud del distrito para apoyar la formación.

Dr. Fernando Cabrera Bueno

Por su parte, el especialista en Cardiología y responsable de la Unidad de Imagen del área del Corazón del Hospital Virgen de la Victoria, Fernando Cabrera, ha explicado que “los avances de la unidad, desde diciembre del pasado año, han conseguido colocar a nuestro hospital a la altura de centros nacionales de referencia en oferta asistencial, docente e investigadora en este ámbito de la atención, lo que está beneficiando ya a nuestros pacientes y también a nuestros profesionales”

Fuente: LaVanguardia