Somos uno de los hospitales del SAS que hace más operaciones de corazón

El doctor Melero se ha marcado el reto de incrementar las operaciones y reducir la lista de espera. :: surEl Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga realizó 422 intervenciones complejas en 2016, la mejor cifra del servicio de cirugía cardiaca desde que se creó hace 20 años.

El servicio de cirugía cardiaca del Hospital Clínico Universitario, cuyo jefe es José María Melero, es uno de los centros de la sanidad pública andaluza que tiene una mayor actividad y es de los que más operaciones de patología cardiaca lleva a cabo.

El año pasado hizo 422 intervenciones de alta complejidad, la cifra mejor de los 20 años de funcionamiento de ese servicio. Eso le ha permitido reducir el tiempo de espera de las operaciones.

-Dentro de los hospitales del SAS, ¿en qué lugar se encuentra el Clínico en la cirugía del corazón?

-En el apartado de cirugía cardiaca mayor somos de los hospitales andaluces que hacen más operaciones. El año pasado realizamos 422 procedimientos de esa cirugía, que es el número más alto desde que el servicio se creó hace 20 años. Esas buenas cifras no se han conseguido de la noche a la mañana. Es un logro alcanzado de forma progresiva en los últimos tres años, con un crecimiento anual del cinco por ciento, porque cada vez hemos sido un poco más eficaces.

LAS CLAVES

Rendimiento: Ningún quirófano de España ha sido utilizado de una forma tan importante como el nuestro

 

 

-¿Cómo se ha logrado ese crecimiento de la actividad quirúrgica?

-Ha habido una conjunción que ha permitido coordinar el empuje de la Administración y el esfuerzo y la eficacia de los profesionales. De ese modo, hemos conseguido una buena gestión de los recursos y, consecuentemente, incrementar la actividad y reducir las demoras. Quiero destacar la colaboración y la implicación de toda la unidad de gestión clínica del corazón, del servicio de anestesiología y del personal de enfermería.

-¿De cuántos quirófanos disponen para esas intervenciones?

-Durante años tuvimos un solo quirófano, pero lo aprovechamos al máximo. En los últimos seis meses nos han dotado de un segundo quirófano y ha sido cuando nuestros números se han disparado.

-Tras asumir de forma oficial la jefatura del servicio, ¿qué retos se ha marcado para impulsar más la cirugía cardiaca en el hospital?

-Hay tres líneas fundamentales: por un lado, está aumentar la actividad, y estamos en ello y, por otro, mejorar los tiempos de espera quirúrgicos y seguir aumentando la cartera de servicios y los proyectos asistenciales. La tercera línea pasa por mejorar los resultados y difundirlos. Creo que nuestro servicio está muy bien posicionado. Tenemos muy buenos resultados y hemos conseguido llevar a cabo una serie de proyectos asistenciales como, por ejemplo, las reparaciones valvulares, la cirugía coronaria sin bomba, la cirugía mínimamente invasiva… Somos un grupo inquieto que siempre está haciendo cosas nuevas.

-¿De cuántos cirujanos cardiacos dispone su servicio?

–Somos siete, que es un buen número de profesionales.

–¿Cuentan con dos quirófanos a la semana?

–Hemos tenido un solo quirófano durante casi 20 años. En los dos últimos años lo hemos aprovechado al máximo mañana y tarde, de lunes a viernes. Ningún quirófano de España ha sido utilizado de una forma tan importante como el nuestro. Hemos hecho hasta nueve operaciones en un solo día, trabajando de ocho de la mañana a ocho de la tarde. La novedad es que en los seis últimos meses hemos dispuesto de un segundo quirófano por la mañana dos veces a la semana. Y lo mantenemos.

–¿Cómo son los resultados de las operaciones que llevan a cabo?

–Estamos en una buena posición en España, con niveles de mortalidad algo por debajo de la media nacional.

–¿Cuáles son las intervenciones cardiacas más frecuentes?

–Las operaciones que más hacemos son la cirugía coronaria aislada y los recambios valvulares aórticos. Nosotros apostamos por un tipo de cirugía que mejore la calidad de vida de los pacientes. Por eso, intentamos reparar las válvulas del corazón.

–Es decir, que es mejor una válvula propia reparada que poner una artificial nueva.

–Por supuesto. En todos los sentidos. Tanto por las complicaciones que pueda tener el enfermo como por obviar luego la toma de anticoagulantes y de determinados medicamentos y por la durabilidad del procedimiento que le hacemos. Además, contamos con la cirugía coronaria sin bomba

–¿Puede explicar qué es la cirugía cardiaca sin bomba?

–Es una operación que se hace sin parar el corazón del paciente y sin la necesidad de usar la máquina extracorpórea. Cuando se realiza la cirugía cardiaca, uno tiene que poner en conexión el corazón del enfermo con la bomba extracorpórea, es decir, la máquina que hace las veces de corazón y de pulmón. Nosotros estamos haciendo la cirugía coronaria sin necesidad de usar esa máquina extracorpórea.

–¿Cuál es la edad media de los pacientes? Supongo que intervienen a personas cada vez más mayores.

–La edad media es cada vez mayor; son pacientes que con muchos factores de riesgo. E so hace que las intervenciones sean más complicadas.

–Otra técnica por la que su servicio ha apostado es la llamada cirugía mínimamente invasiva. ¿Qué beneficios tiene?

–Ese tipo de cirugía se hace en pocos centros en Andalucía. Se trata de reparar la válvula aórtica mediante incisiones pequeñitas o hacer repararaciones valvulares mitrales con una pequeña incisión en el costado. De ese modo, al paciente le mejoramos la satisfacción. No es lo mismo tener una herida pequeñita a verse con una gran herida. Por otro lado, al enfermo con la cirugía mínimamente invasiva no se le rompe ningún hueso, con lo que el dolor postoperatorio es menor y la recuperación, más rápida. Esta técnica la hacemos desde hace tres o cuatro años.

Fuente: DiarioSur

  1. Aún no hay comentarios.

  1. Aún no hay enlaces.