El Hospital Clínico de Málaga atiende cada año a más de 1.500 pacientes por insuficiencia cardiaca

El pasado año 2019, más de 300 nuevos pacientes recibieron atención especializada, “lo que supone una reducción radical de la mortalidad y del número de ingresos hospitalarios”.

El Hospital Clínico de Málaga atiende cada año las necesidades sanitarias integrales de más de 1.500 pacientes que sufren de insuficiencia cardiaca y a sus familias.

En este sentido, y a través del área asistencial del Corazón del centro sanitario, los enfermos son atendidos en la sección de Insuficiencia Cardiaca, específicamente destinada a pacientes cardiópatas que sufren esta enfermedad cada vez más prevalente.

A través de esta sección, se realiza un abordaje integral y multidisciplinar desde el ingreso hasta el seguimiento ambulatorio, garantizando un proceso diagnóstico rápido y completo. Así, se inician terapias que han demostrado mejorar el pronóstico de los pacientes y se asegura una transición adecuada de cuidados desde el hospital a los centros de atención primaria.

El pasado año 2019, más de 300 nuevos pacientes recibieron atención especializada a través de la consulta de Enfermería especializada para estos enfermos con la que cuenta la sección, “lo que supone una reducción radical de la mortalidad y del número de ingresos hospitalarios”, han indicado desde la Junta de Andalucía en un comunicado.

 

Sello de excelencia

En este sentido, y como reconocimiento a la calidad y la atención a este tipo de pacientes, así como la nutrida experiencia del equipo de profesionales que atienden a estos enfermos, la Sociedad Española de Cardiología (SEC) acaba de distinguir a la Unidad de Corazón del Hospital Virgen de la Victoria con el Sello de Excelencia en la atención a los pacientes que sufren de insuficiencia cardiaca.

Por su parte, el especialista en Cardiología y coordinador de la sección de Insuficiencia Cardiaca y Cardiopatías Familiares del área del Corazón de este hospital, José Manuel García-Pinilla, ha recogido la acreditación correspondiente en un acto oficial celebrado este pasado lunes en la Casa del Corazón (sede nacional de SEC) en Madrid, al que acudieron representantes de más de 28 hospitales a nivel nacional para ser reconocidos en distintos procesos y procedimientos en Cardiología.

El especialista ha señalado que en la sección de Insuficiencia Cardiaca del área asistencial del Corazón del Hospital Virgen de la Victoria se realiza una optimización terapéutica individualizada que permite a los pacientes recibir los fármacos y dispositivos apropiados que han demostrado aumentar la supervivencia, reducir ingresos y mejorar la calidad de vida, según sus características individuales.

José Manuel García-Pinilla ha destacado además que “a través de la consulta de Enfermería especializada se realiza una intervención educativa en sucesivas visitas que fomenta que el paciente y sus cuidadores realicen autocontrol de constantes básicas, identifiquen signos de descompensación y sepan cómo actuar en estos casos, para lo cual es fundamental la participación de las enfermeras gestoras de casos.

Además de la consulta específica en Insuficiencia Cardiaca por parte de Enfermería, existen otras tres consultas específicas semanales por parte de los tres cardiólogos con los que cuenta la sección, que garantizan un manejo óptimo de los pacientes ambulatorios durante la evolución de la enfermedad.

Fuente: MalagaHoy

 

16-17 de octubre 2020: UPDATE en Cardiología virtual

Esta reunión ha pasado a ser virtual y pasa de marzo a octubre 2020. 

Muchos hoteles han adelantado su cierre estacional, entre ellos el IPV de Fuengirola, sede tradicional de la reunión. Este hecho, junto con la conveniencia de no reunir a grupos en lugares cerrados en el momento actual, nos ha llevado a la decisión de que toda la reunión, manteniendo las fechas previstas, se realice de forma virtual, con los ponentes participando desde sus respectivas localidades. Estamos trabajando en la plataforma que nos garantice una mejor calidad, y próximamente os informaremos sobre el procedimiento y los detalles de conexión.

Los días 16 y 17 de octubre (nuevo) se reúnen más de 200 cardiólogos para el UPDATE EN CARDIOLOGÍA que se celebrará virtualmente.

Ponentes de los hospitales más prestigiosos a nivel nacional se unen a nuestros cardiólogos para ponerse al día en las novedades en Cardiopatía Isquémica, Arritmias, Prevención, Insuficiencia Cardiaca, Valvulopatías y Cirugía.

Ver programa completo: Programa UPDATE 6-7 MAR 2020

Cardiopatías Familiares y Genética

En los últimos años la genética ha ido tomando un papel cada vez más importante en el progreso de las ciencias médicas. La cardiología ha incorporado progresivamente los nuevos avances de la biología molecular y la genética, lo que ha permitido conocer en pocos años numerosos genes causantes de enfermedades cardiacas. Existen múltiples cardiopatías genéticamente determinadas que pueden predisponer a la aparición de complicaciones.

¿Qué enfermedades del corazón son hereditarias?

Las cardiopatías familiares son enfermedades que afectan al corazón o a los grandes vasos arteriales y tienen en común que se deben a alteraciones genéticas.

Son enfermedades frecuentes pues afectan a 1 de cada 400 personas de la población general.

Dentro de ellos tenemos las miocardiopatías familiares (hipertrófica, dilatada, restrictiva, arritmogénica, no compactada y otras) y las canalopatías (síndrome de QT largo, síndrome de Brugada, taquicardia ventricular catecolaminérciga , síndrome de QT corto y otras), que tienen muchos puntos en común que justifican su abordaje conjunto. Todas ellas son enfermedades familiares de causa genética (habitualmente afectan un solo gen), susceptibles por ello de diagnóstico genético. Estas características implican que el adecuado manejo de estas enfermedades requiera unas herramientas específicas, experiencia amplia, y un abordaje multidisciplinar. Todas estas enfermedades pueden ser una causa frecuente de muerte súbita en jóvenes, aunque en un pequeño porcentaje del total de pacientes afectos, y nuestra misión es prevenirla adecuadamente.

Fuente: Fundación Española del Corazón

En nuestro hospital tenemos un equipo dedicado a las enfermedades genéticas que afectan al corazón, coordinado por el Dr. Juan Robledo, experto en enfermedades cardiacas genéticas.

Así es posible cuidar la salud cardiovascular durante el tratamiento contra el cáncer

El cuidado cardiovascular de los pacientes con cáncer no es una preocupación nueva. Fue la razón de que nacieran los primeros equipos de cardio-oncología, que surgieron tras la mejora de los tratamientos oncológicos. Con ellos creció el número de pacientes que empezaron a curarse o a vivir bastante más tiempo, pero también fue entonces cuando se empezó a ver que en un porcentaje considerable de esos pacientes aparecían complicaciones cardiovasculares con un impacto muy importante en la mortalidad.

Desde entonces, los equipos de cardio-oncología trabajan para evitar esas complicaciones obteniendo buenos resultados: se ha comprobado que si durante el tratamiento contra el cáncer se hace una monitorización cardiovascular específica, se reduce de forma muy importante el riesgo de tener complicaciones. Y si aparecen, como se diagnostican en una etapa más precoz, tienen mejor pronóstico. “Ese es el objetivo de los equipos de cardio-oncología: hacer una valoración conjunta con la que minimizar los posibles efectos del tratamiento onco-hematológico en la salud cardiovascular”, explica la cardióloga Teresa López-Fernández.

Como señala esta doctora de la Unidad de Cardio-Oncología del Hospital Universitario La Paz, “el cáncer y la enfermedad cardiovascular comparten varios factores de riesgo: ambas patologías son más frecuentes por encima de los 65 años, en pacientes fumadores, personas que llevan una vida sedentaria, y también en presencia de otros factores de riesgo como la obesidad, la diabetes, la hipercolesterolemia o la hipertensión arterial”, dice la doctora López Fernández, que añade que los pacientes con más de 65 años están en una edad de riesgo cardiovascular moderado-alto y cuando se hace el primer diagnóstico de cáncer al menos uno de cada tres ya tienen o enfermedad cardiovascular o factores de riesgo asociados a ella. “Esa población es precisamente la que tiene más riesgo de desarrollar complicaciones por los tratamientos oncológicos. Pero esos posibles riesgos no significan que no se pueda dar el tratamiento sino que los equipos de cardio-oncología deben trabajar juntos para ver, dentro de las características del paciente y del tumor, cuál es la mejor alternativa”, afirma.

La alimentación y el ejercicio, dos pilares

Además de las medidas que toma el personal sanitario de las unidades de cardio-oncología para que el tratamiento oncológico no pase factura al corazón del paciente, este debe tener presente que la práctica de ejercicio físico es clave para su recuperación. “Hasta hace unos años se pensaba que si un paciente estaba recibiendo quimioterapia tenía que reposar, pero no es así. Hacer de forma regular una actividad física al menos moderada – aunque si es intensa, mejor-, reduce drásticamente los efectos secundarios a medio y largo plazo de los tratamientos oncológicos, aparte de que ayuda a que el paciente tenga menos depresión y tolere mejor el dolor y los tratamientos. En algunas fases del tratamiento aparecen problemas extra cardíacos que limitan la capacidad de ejercicio, pero el concepto es huir en lo posible del sofá y potenciar un estilo de vida lo más activo posible”, señala la doctora Teresa López-Fernández, quien añade que si el paciente tiene alguna cardiopatía u otra limitación, se hará una valoración exhaustiva para orientarle acerca de cuáles son las actividades físicas recomendadas. “Pero no hay un límite por el hecho de recibir un tratamiento, el límite está en la capacidad funcional que tenga el paciente”, aclara.

La alimentación es igualmente básica. Intentar vigilar las grasas saturadas así como la cantidad de azúcares que entran en la dieta y procurar que la mayoría de las grasas sean en forma de aceite de oliva o ácidos grasos poliinsaturados es otra de las recomendaciones básicas.

Fuente: Fundación Española del Corazón

Las arritmias cardíacas afectan a una población cada vez más amplia y joven

Másde 400 profesionales relacionados con la cardiología analizan en el Hospital Virgen de la Victoria los últimos avances en arritmias.

El especialista en Cardiología y director de la Unidad de Arritmias de la Área del Corazón del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga, Javier Alzueta, ha destacado que las arritmias cardíacas están afectando a una población “cada vez más amplia”. Además, se ha detectado un aumento del número de casos en gente cada vez más joven. “La fibrilación auricular, con la insuficiencia cardiaca son las epidemias del siglo XXI en el área del corazón“, ha sostenido.

El doctor Alzueta ha explicado que las arritmias se producen cuando la generación o la conducción de los impulsos eléctricos que hacen posible la contracción del músculo cardiaco “se realiza de forma defectuosa, originando ritmos demasiado rápidos (taquicardia) o demasiado lentos (bradicardia)”.

Los síntomas que producen las arritmias cardiacas, ha sostenido el experto son “palpitaciones, mareos, pérdida de conocimiento y, en algunos casos especialmente graves, la muerte súbita; si bien hay casos en los que no se detecta ningún síntoma”.

El diagnóstico precoz y un adecuado tratamiento van a ser dos factores básicos para la evolución y el pronóstico del paciente, ha advertido. Además, este especialista ha destacado que “actualmente las arritmias cardiacas pueden curarse con un diagnóstico precoz y con un tratamiento adecuado en unidades especializadas, pudiendo desaparecer por completo o mejorando sustancialmente la calidad de vida de los afectados”.

La sección de Arritmias del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga lleva a cabo cada año más de 500 técnicas de ablaciones cardíacas, así como la implantación de más de 280 desfibriladores, lo que la sitúa en cuanto a rendimiento en una de las primeras a nivel nacional.

Esta área del hospital se encuentra desarrollando un programa pionero de telemedicina para el control y seguimiento de pacientes que portan desfibriladores, marcapasos o resincronizadores cardíacos, en el que se encuentran incluidos más de 2.000 pacientes.

Reunión nacional
Precisamente, este fin de semana, más de 400 profesionales relacionados con la cardiología de todo el territorio nacional han asistido a la XIV Reunión de Arritmas Cardíacas en Marbella y que tiene como objetivo principal divulgar los últimos avances en el diagnóstico y tratamiento de estas dolencias, además de servir como foro de encuentro para intercambiar experiencias y conocimientos de la práctica clínica.

El Hospital Universitario Virgen de la Victoria, a través de la Unidad de Arritmias de la Unidad de Gestión Clínica de Corazón, ha organizado este evento, que cuenta con la presencia y participación de destacados expertos de prestigio internacional.

Así, ha coordinado la organización de este encuentro que cumple su decimocuarta edición y que nació como iniciativa para servir como espacio de reunión de expertos para una puesta a punto sobre toda la actualidad que rodea tanto a los diagnósticos como a los tratamientos de este cada vez más frecuente trastorno cardíaco.

El comité organizador de este congreso está formado por el responsable de la Unidad de Arritmias del Hospital Virgen de la Victoria, Javier Alzueta; el cardiólogo-electrofisiólogo, Alberto Barrera; y por el también especialista en cardiología y director emérito de la Unidad de Corazón de este centro, Eduardo de Teresa.

El índice temático de esta reunión se centra en cuestiones relacionadas con las nuevas estrategias de ablación con catéter en enfermos con arritmias cardíacas, el implante de desfibriladores y resincronizadores cardiacos, la genética y los trastornos del corazón; además de los últimos tratamientos de las arritmias ventriculares, y del estado actual e indicadores y seguimiento de la ablación para la fibrilación auricular.

También se encuentran incluidos en el programa aspectos relativos a la sostenibilidad en el sistema sanitario público y las nuevas tecnologías aplicadas a los dispositivos implantables.

Más de 25 años de actividad asistencial

La sección de Arritmias del la Unidad de Gestión Clínica del Corazón comenzó su actividad asistencial hace más de 25 años. Desde entonces, ha ido incorporando las técnicas más avanzadas, tanto en el diagnóstico como en el tratamiento de estas dolencias, manteniendo también una destacada actividad formativa, docente e investigadora que ha ido creciendo de forma progresiva.

Desde hace nueve años, y gracias a la renovación del equipo tecnológico con la dotación de una segunda sala para este tipo de intervenciones, así como la apertura hace seis años de un hospital de día de la Unidad de Arritmias, se ha conseguido duplicar su capacidad y su rendimiento.

Esto permite realizar más del 90 por ciento de los procedimientos con estancias inferiores a 24 horas. En este sentido, y desde hace unos meses, esta unidad además se encuentra inmersa en trabajos de reforma, reordenación de espacios y ampliación para adecuarse a la gran demanda asistencial en relación a su población de referencia.

Fuente: La Opinión de Málaga

El Hospital Clínico de Málaga logra los mejores datos en investigación de su historia

El centro hospitalario ha aumentado de forma notable la producción científica en los tres últimos años

El Hospital Clínico Universitario logró en el recién terminado 2019 los mejores datos de su historia en cuanto a producción investigadora se refiere. El centro ha ido aumentado su producción científica de forma progresiva a lo largo de los últimos tres años. El hospital, en estrecha colaboración con el Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (Ibima), está llevando a cabo una apuesta firme por la investigación, reforzando la estructura física y de recursos necesaria para incrementar la capacidad de hacer investigación clínica, así como la captación de profesionales interesados en investigación y creación de grupos emergentes que complementen a los grupos de investigación ya consolidados.

Asimismo, se han publicado más de 200 artículos en las revistas de más alto prestigio internacional (en las primeras revistas en impacto de las diferentes especialidades a nivel internacional), lo que ha hecho que el índice de impacto de todas ellas supere los 1.000 puntos, en estos dos últimos años en concreto. Estos datos sitúan al Clínico Universitario dentro de los hospitales con una producción científica más alta a nivel nacional, con un factor de impacto que se ha incrementado en un 38 por ciento en los dos últimos años.

Igualmente, se ha constatado un incremento importante en cuanto a ensayos clínicos, al haberse duplicado la producción respecto a hace tres años, lo que ha supuesto duplicar también la inversión recibida para llevarlos a cabo. A este respecto, cabe resaltar que actualmente se están efectuando un total de 384 ensayos clínicos (en fases I, II y III).

Otro aspecto muy relevante es la posibilidad de utilizar fármacos para distintas enfermedades en fases tempranas de su desarrollo mediante la utilización en ensayos clínicos. En este sentido, en el Clínico se realizaron un total de 180 ensayos con diferentes nuevas moléculas previos a la comercialización y se llevaron a cabo 42 ensayos clínicos independientes de la industria farmacéutica con diseños propuestos por profesionales asistenciales del hospital.

El gerente del Clínico, José Antonio Medina, aseguró que el nivel de estudios clínicos del hospital le permite competir con los mejores del país. Medina añadió que la apuesta firme por la investigación se encuentra enmarcada dentro de las líneas estratégicas prioritarias en las que trabaja el centro, como son el plan de innovación organizativa, la reestructuración de las tecnología de la información y el plan reputacional. Todo orientado a conseguir los mejores resultados en salud que beneficien al paciente y su familia.

Fuente: Diario Sur

Empleados de Metro Málaga salvan la vida a un usuario que sufrió un infarto

Las realización de las maniobras de RCP y el uso del desfibrilador fueron determinantes para estabilizar al viajero 

La Opinión 14.01.2020 | 12:00

Un operador de línea que se encontraba en el tren no dudó ni un solo instante en actuar. L.O.

Ayer lunes, pasadas las 9:00 horas, un viajero tras subirse en la parada del Hospital Clínico de Metro Málaga sufrió un infarto de corazón. Un operador de línea que se dirigía a su puesto de trabajo se encontraba en el tren y no dudó ni un solo instante en actuar. Avisó a otro operador de línea que se encontraba conduciendo el tren para que avisara al Puesto de Control y activaran a los servicios médicos. También ayudó uno de los vigilantes de seguridad que se encontraba en el mismo vagón. Tumbaron al usuario y al ver tal situación realizaron las maniobras de RCP ante la mirada insólita del resto de viajeros.

El tren llegó a la parada de la Ciudad de la Justicia (primera estación equipada con desfibrilador) y allí otro operador de línea que fue avisado por los técnicos en el puesto de control, ayudó también a realizar las maniobras de RCP en coordinación con los otros compañeros. El vigilante de seguridad bajó del tren y corrió veloz a coger el desfibrilador de la estación. Hasta tres descargas fueron necesarias y tras ellas, el viajero empezó a respirar. Al momento también llegaron los servicios sanitarios, lo estabilizaron y lo trasladaron al hospital. A las 11:00 horas comunicaron a la plantilla de Metro Málaga que gracias al RCP aplicado y a la utilización del desfibrilador en el Metro, el usuario se encontraba con vida.

Comisiones Obreras

Ante el relato realizado de lo acontecido, Comisiones Obreras ha felicitado a los cuatro trabajadores implicados por “convertirse en héroes anónimos y salvarle la vida a dicho viajero con esa decisión y rotundidad“. El sindicato ha valorado a una plantilla de operadores de línea y técnicos de operaciones, a quienes han calificado como un “ejemplo de dignidad y lucha de la clase trabajadora para toda la ciudadanía malagueña”. Asimismo, CCOO sostiene que  “pese a ser el colectivo que sufre más presión e inestabilidad por parte de la dirección de Metro Málaga, esta plantilla ha dado una lección de profesionalidad, saber estar y humanidad que esperamos sirva para que estas personas sean valoradas por la actual dirección”.

Por otro lado, el Presidente del Comité de Empresa de CCOO en Metro Málaga, Juan Vicente Pomares, ha dado la enhorabuena a esta plantilla y ha querido trasmitir el mensaje que ha recibido de la msima, en relación a que “quieren que se valore su trabajo por parte de la dirección y que se acabe la inseguridad laboral existente en este colectivo”. Para terminar ha querido trasladar el orgullo de la Sección Sindical de CCOO en Metro Málaga de pertenecer a esta plantilla que tiene la capacidad de estar luchando por dignificar sus puestos de trabajo como de hacer una gran labor de equipo salvándole la vida a un ciudadano.

Fuente: La Opinión de Málaga

29-31 OCT 2020: SEC20 desembarca en Mallorca

SEC20 – El Congreso de las Enfermedades Cardiovasculares se celebrará este año los días 29-31 de octubre en Mallorca.

Programa y pormenores se facilitarán más adelante.

Fuente: Sociedad Española de Cardiología 

¿Qué es peor, beber un poco a diario o mucho pero ocasionalmente?

En busca de motivos que justifiquen que el alcohol sigue presente en la pirámide nutricional.

La verdad surge del vino. O no. Pero aun siendo cierto, dejaremos que acabe aquí la sabiduría popular para, ciencia en ristre, responder a cuestiones que atañen a nuestra salud. Algunas planean desde hace tiempo sobre nuestras cabezas sin que los científicos acierten a dar un dictamen claro: ¿dónde está la austeridad?, ¿importa más la cantidad o la frecuencia con la que bebemos? Las respuestas son relevantes porque el alcohol es, desde hace siglos, bebida corriente, y parece que todas las ocasiones son buenas para un buen caldo.

Empecemos por lo cotidiano, por esa vieja amistad entre el vino y el hombre a la hora de paladear cualquier comida. Desde hace décadas, las revistas científicas más prestigiosas vienen publicando estudios que alardean de algunas bondades del alcohol, fundamentalmente el vino tinto, y así lo ratifica el cardiólogo Fernando Cabrera. ”Por su contenido en flavonoides y otros antioxidantes, y por su capacidad de reducir la formación de coágulos, protege al corazón y a los vasos sanguíneos de los efectos dañinos de los radicales libres de oxígeno producidos en nuestro cuerpo. Esto puede estar asociado con una menor mortalidad por enfermedades cardíacas”, dice. ¿Entonces podemos tomarnos la copita diaria o la caña en el aperitivo de media mañana como una recomendación facultativa?

Cabrera puntualiza que el beneficio encontrado en la cerveza o el vino está en sus componentes, no en el alcohol. ”Una cerveza sin alcohol aportaría los mismos provechos, no así el vino, ya que su comercialización sin alcohol está limitada por su pérdida de calidad en el sabor”. El médico también aclara que no hay ninguna prueba científica de que beber vino o cualquier otra bebida alcohólica pueda reemplazar medidas convencionales recomendadas por la Asociación Americana del Corazón, como son las relacionadas con la actividad física y la dieta saludable, pilares básicos en el control de la presión arterial y reducción del colesterol.

Hablamos, en todo caso, de un consumo moderado y regular. Lo contrario, es decir, una ingesta excesiva y compulsiva, implicaría, según Cabrera, riesgos más graves, como alcoholismo, hipertensión arterial, diabetes, obesidad, accidente cerebrovascular, cáncer de mama, suicidio o accidentes de tráfico y domésticos. Con estos datos, el cardiólogo emite un dictamen: ”Es claramente peor beber mucho ocasionalmente que poco a diario, siempre que sea consumo de vino o cerveza”.

La graduación marca la diferencia

La cosa cambia si pasamos a bebidas alcohólicas más fuertes y de mayor graduación, como pueden ser el ron, tequila, aguardiente, anís, whisky o vodka. Investigadores de la Universidad de Corea y del Hospital Anam de Corea del Sur determinan en un estudio publicado hace unas semanas que beber con frecuencia es un factor de riesgo mayor para la fibrilación auricular de inicio reciente que un consumo excesivo ocasional.

La fibrilación auricular es la taquiarritmia más frecuente y sus consecuencias se extienden a eventos cardiovasculares, incluido el accidente cerebrovascular isquémico. En los últimos años ha habido un avance extraordinario en su tratamiento, mediante ablación por radiofrecuencia, choque eléctrico de corriente continua o fármacos, pero la prevención no ha recibido suficiente atención, según describe en su trabajo el equipo coreano.

Su objetivo fue evaluar la importancia relativa de beber con frecuencia frente a un consumo desmesurado de forma puntual. En comparación con los pacientes que beben dos veces por semana, quienes lo hacían solo una vez mostraron un riesgo menor. El más alto fue para aquellos que tomaban alcohol todos los días. Sin embargo, la cantidad por sesión no presentó ninguna asociación clara con esta enfermedad. Independientemente de si la ingesta semanal excedía los 210 gramos, la frecuencia se asoció significativamente con la aparición de fibrilación auricular. Por lo tanto, beber una pequeña cantidad de alcohol de alta graduación con frecuencia no es la mejor estrategia para evitar este trastorno.

Tampoco lo es para quien aspire a una vida longeva. Un equipo de científicos de la Universidad de Cambridge quien ha sentenciado que beber un trago diario puede acortar la vida en seis meses. En el estudio, publicado en la revista The Lancet, se analizaron los historiales médicos de 600.000 personas consumidoras habituales de alcohol en 19 países. Los científicos descubrieron que el límite máximo para beber con seguridad, antes de que se desencadene un riesgo mayor de muerte, es de unas 12,5 unidades a la semana, el equivalente a unas cinco pintas de cerveza o cinco vasos de 175 mililitros de vino. Por encima de esta cantidad, se dispara el riesgo de accidente cerebrovascular, hipertensión mortal, insuficiencia cardíaca y aneurisma. Tomar 18 bebidas o más, por ejemplo, supone restar hasta cinco años de vida.

Veintiuna borracheras en formato ‘reality’: para quitarte las ganas

En 2015, los gemelos británicos Xand y Chris van Tulleken, médicos y presentadores de televisión, quisieron probar en sus propias carnes si realmente causa más daño una borrachera ocasional que dos copas de vino a diario. Después de cerciorarse de que su hígado estaba en perfectas condiciones, se propusieron beber 21 unidades de alcohol a la semana durante un mes. Chris las distribuyó uniformemente de lunes a domingo. 250 mililitros de vino cada noche. Xand, que optó por el vodka, escogió beberlas de una tacada durante los fines de semana.

Al cabo de un mes, el hígado de uno y otro estaba tan dañado que, de haber seguido con ese ritmo, habría culminado en cirrosis. Ambos llegaron a la conclusión de que ninguna de las dos opciones es aconsejable, y que las 21 unidades que habían considerado aceptables no hacen sino arriesgar la salud, aunque se repartan a lo largo de la semana. En un artículo publicado en la BBC, Chris cuenta que sus dos copas diarias le hicieron rendir peor y sentirse más cansado, pero Xand era el que sufría las consecuencias más inmediatas de sus cogorzas. Se sentía fatal, era incapaz de recodar nada y se convertía en un “imbécil llorón”. Las resacas fueron terribles.

Este efecto se advierte especialmente en cerebros jóvenes, cuyo patrón de consumo habitual es mucha cantidad de alcohol en fin de semana y sin comida. Según Consuelo Guerri, jefa del laboratorio de Patología Celular del Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valencia, los hacer botellón todos los viernes y sábados lleva a perder de forma permanente la capacidad de aprender y memorizar. Se produce un retraso irreversible en la zona de conocimiento debido a alteraciones en la mielina, sustancia responsable de la transmisión de los impulsos nerviosos.

Un solo episodio de consumo excesivo de alcohol, cinco o más bebidas en unas dos horas, puede tener efectos graves en todas las partes del cuerpo a medio y largo plazo, no solo en el cerebro. Según un reciente estudio de la Universidad de California en San Francisco, 21 borracheras durante siete semanas fueron suficientes para causar síntomas de enfermedad hepática en estadio temprano en ratones.

¿Por qué el alcohol no cae de la pirámide nutricional?

Llama la atención que, a pesar de que los mensajes sobre el consumo de alcohol cada vez van más en la línea de que no hay un consumo seguro, las bebidas alcohólicas siguen formando parte de la pirámide nutricional. Cabrera tiene una explicación: “Las bebidas fermentadas, dentro de la pirámide nutricional, están dentro de un consumo opcional, ocasional y moderado. Bajo esas condiciones no están excluidas de la pirámide, igual que no lo están la bollería industrial o las golosinas que damos a nuestros hijos sin ningún examen de conciencia, sabiendo que incrementan los niveles de colesterol malo y de otras grasas, como los triglicéridos”.

Jeroglíficos de la pirámide nutricional aparte, su consejo es que, al menos en salud cardiovascular, nos olvidemos de tolerancia mínima y tengamos claro que hay poblaciones en las que el alcohol es claramente perjudicial, como es el caso de mujeres embarazadas, pacientes con determinadas enfermedades, sobre todo cardíacas, más aún si presentan insuficiencia, o hepáticas.

Una vez concluida la entrevista como médico, Cabrera se quita la bata y habla como un individuo más, pero con un conocimiento profundo de los pros y contras: “Creo que tenemos conciliar la salud con el bienestar. Probablemente debemos tener la conciencia tranquila y actuar como con otros hábitos dietéticos, guiándonos por el sentido común. Ni prohibir comer huevo ni desayunarlos fritos con panceta a diario son posturas razonables, lo que es extrapolable al vino o la cerveza”.

Puedes seguir Buenavida en FacebookTwitterInstagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fuente: ElPaís

Telemedicina para ayudar a los pacientes con insuficiencia cardíaca crónica

Diez centros médicos colaboran en una iniciativa nacional para facilitar el control y reducir las consecuencias de esta condición; entre ellos el Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga.

El empleo de tecnología en medicina para favorecer la atención al paciente tiene un ejemplo en España con el estudio HERMeS. Esta es una iniciativa de mHealth que plantea el seguimiento de pacientes con insuficiencia cardíaca crónica. En él participan 10 centros hospitalarios a nivel nacional, con la colaboración de la operadora Vodafone.

Dentro de esta propuesta se está estudiando a 200 personas afectadas por esta condición que hayan recibido el alta hospitalaria recientemente a raíz de alguna descompensación. Este periodo es, para los pacientes, de especial vulnerabilidad, ya que pueden presentarse nuevas alteraciones.

En concreto, para el estudio se emplean los smartphones de los pacientes, en los que se ha instalado una aplicación diseñada específicamente para recoger los datos de los pacientes de un tensiómetro y de una báscula que se conectan al teléfono móvil a través de bluetooth. En esta misma app se introduce cada día un cuestionario de control de síntomas, que permite detectar los signos de alarma de una posible descompensación.

Estos datos son enviados a la plataforma PIRENe, un sistema informático diseñado para que el personal sanitario pueda consultar la información y corregir de forma instantánea, en caso de necesidad, el tratamiento de los pacientes. Además, se pueden realizar evaluaciones no presenciales por videoconferencia entre los profesionales y los pacientes.

Este sistema tiene varias ventajas, según avanzan desde Vodafone en un comunicado. Además de detectar y tratar más rápidamente las descompensaciones, se reduce el número de hospitalizaciones y la mortalidad de los pacientes. Supone un ahorro de tiempo y recursos, tanto para sus usuarios, a quienes además les facilita reducir las visitas a los centros, como para el sistema sanitario.

En el proyecto colaboran el Hospital Universitari de Bellvitge y su Institut d’Investigació Biomèdica de Bellvitge (IDIBELL), el servicio de cronicidad de Atención Primaria SAP Delta, el Hospital Universitari Arnau de Vilanova de Lleida, el Hospital Clínico Universitario de Valencia, el Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga, el Hospital Universitario Central de Asturias, el Hospital de Manises, el Hospital Universitario Puerta de Hierro-Majadahonda, el Hospital de Viladecans y el Hospital Sant Joan Despí Moisès Broggi.

Fuente: CIO España