La Unidad de Corazón del Hospital Virgen de la Victoria lleva a cabo cada año más de 400 técnicas avanzadas para el tratamiento de las arritmias cardiacas

La delegada de Salud ha visitado hoy el centro y ha destacado que el 60% de los pacientes tratados por fibrilación auricular con la técnica de ablación cardiaca consigue solucionar este tipo de arritmia

La sección de Arritmias dela Unidaddel Corazón del Hospital Virgen dela Victorialleva a cabo cada año más de 400 ablaciones cardiacas, de las que aproximadamente 120 de ellas están relacionadas con la fibrilación auricular. De éstas últimas, destacar que más del

60% de los pacientes consigue solucionar este tipo de arritmia cada vez más frecuente mediante este procedimiento mínimamente invasivo.

Así lo ha puesto hoy de manifiesto la delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Ana Isabel González, que acompañada por el gerente de los hospitales públicos de Málaga, Emiliano Nuevo, el director de Enfermería de ambos centros, Cipriano Viñas, el director médico del Virgen dela Victoria, José Antonio Medina,  y el jefe de servicio de la sección de Arritmias, Javier Alzueta, ha visitado las instalaciones.

La técnica de la ablación cardiaca consiste básicamente en llevar a cabo el aislamiento eléctrico de las venas pulmonares para el tratamiento de la fibrilación auricular,  que es uno de los tipos de arritmia más frecuente y más compleja de abordar. La práctica clínica de este procedimiento reduce sensiblemente los riesgos del paciente y facilita su recuperación respecto a otros tratamientos convencionales.

“La sección de Arritmias della Unidad de Gestión Clínica del Corazón comenzó su actividad asistencial hace 20 años, y desde entonces, ha ido incorporando las técnicas más avanzadas, tanto en el diagnóstico como en el tratamiento de estas dolencias, manteniendo también una destacada actividad formativa, docente e investigadora, que ha ido aumentando de forma progresiva”, ha explicado la delegada.

En concreto, y en el ámbito de la investigación, esta sección ha participado recientemente como único hospital público de Andalucía en un proyecto de investigación internacional sobre la eficacia de las técnicas de las ablaciones para el tratamiento de las arritmias. “Los resultados de este trabajo han logrado recientemente ser publicados como  artículo científico en la prestigiosa revista New England Medicine”, ha subrayado.

En este sentido, el estudio ha versado en un análisis comparativo de los dos procedimientos que pueden utilizarse para la realización de esta técnica, utilizando para ello un método basado en el frío o en el  calor. De este modo, el estudio ha demostrado que ambos procedimientos son igual de válidos a la hora de conseguir los mismos resultados, si bien, el procedimiento de crioablación (utilización del frío) es menos complejo y más cómodo para el paciente, pues se requiere menos tiempo en comparación con la técnica que utiliza calor.

Por otro lado, desde hace seis años, y gracias a la renovación del equipo tecnológico con la dotación de una segunda sala para este tipo de intervenciones, además de la apertura hace tres años de un hospital de día, la sección de Arritmias de este hospital ha conseguido duplicar su capacidad y su rendimiento asistencial para dar cobertura a la demanda asistencial de la población de referencia.

Además, esta unidad ha implementado con éxito un programa de telemedicina para el control y el seguimiento de pacientes que portan sistemas de estimulación cardiaca, que ha beneficiado ya a más de un millar de pacientes. También, lleva a cabo la implantación de más de 190 desfibriladores.

 

Plan Integral de Atención a las Cardiopatías

La incorporación de las técnicas más avanzadas basadas en la evidencia científica para el tratamiento de las arritmias cardiacas supone una gran apuesta por continuar mejorando la atención a los pacientes que sufren de estas dolencias cada vez más usuales,  así como el desarrollo de programas de control a distancia de pacientes frágiles, que se están implementando desde unidades de arritmias como la del Hospital Virgen dela Victoriade Málaga para ofrecer una mejor respuesta a las necesidades asistenciales relacionadas con enfermedades del corazón de la  población de referencia, tal y como establecen las  directrices marcadas por el Plan Integral de Atención a las Cardiopatías, puesto en marcha porla Consejeríade Salud dela Juntade Andalucía.

Además, este tipo de proyectos contribuyen a aumentar los niveles de seguridad y de confort en este tipo de enfermedades cada vez más frecuentes, ayudando a mejorar la calidad de vida de estos enfermos, así como la de su entorno social y familiar.

Obesidad y riesgo de ictus isquémico en mujeres

Hasta un 12,6% de los adultos españoles padecen obesidad, enfermedad que se asocia a patologías como la diabetes, el cáncer y a las enfermedades cardiovasculares. Por su lado, a nivel mundial más de 17 millones de personas padecen un ictus al año, en España, la cifra es de cerca de 120.000 casos/ año, siendo más propenso en mujeres que en hombres. Entre las secuelas, destacan que un 30% de las personas fallecerá a consecuencia del mismo ictus mientras que otro 40% adquirirá una discapacidad grave.

La relación entre obesidad en mujeres y ataque cerebrovascular ha sido analizada y publicada recientemente en la revista Neurology. Este estudio se ha basado en un seguimiento de 1,3 millones de mujeres adultas británicas durante un periodo de 12 años, de todas ellas, 20.459 sufrieron un ictus. La clasificación de los diferentes tipos de peso se basó en el Índice de Masa Corporal (o IMC; medida de asociación entre el peso y la altura).

Así, los resultados mostraron como entre las mujeres con un peso(IMC=22,5 – 25kg/m2), el ictus isquémico sucedió en un 0,7% de los casos, mientras que el hemorrágico lo hacía en un 0,5%. En cambio, en el caso de las mujeres obesas (IMC igual o superior a 30kg/m2), esa incidencia fue del 1% y del 0,4% respectivamente según tipo de ictus. Además, un incremento de cinco unidades en el IMC aumentaría el riesgo de sufrir un ictus isquémico en un 21% y un descenso del 12% de probabilidad de padecer un ictus hemorrágico. Esto conlleva que cada tipo de ictus tiene su perfil de riesgo específico, como explicó el Dr. Gillian Reeves, director de la investigación (Universidad de Oxford).

No obstante, es importante señalar que a partir de estos resultados no se puede afirmar que la obesidad en mujeres sea protectora ante el ictus al rebajar el riesgo de sufrir ictus de tipo hemorrágico, ya que las mujeres obesas tienen más probabilidad de sufrir un ictus en general (de cualquier tipo), siendo la obesidad un factor de riesgo significativo de ictus en todas las edades así como en ambos sexos.

Fuente: FEASAN

El alcohol como factor de riesgo de ictus en personas con fibrilación auricular.

La fibrilación auricular (FA) es el trastorno más común del ritmo cardiaco, asociándose con una mayor mortalidad, reducción de la calidad de vida, mayor riesgo de insuficiencia cardiaca, así como con una probabilidad de hasta cinco veces más de riesgo de accidente cerebrovascular isquémico.

El tratamiento con anticoagulantes orales reduce el riesgo de ictus y se recomienda dependiendo de una serie de factores de riesgo. Éste se estima a partir de una puntuación (la CHA2DS2-VASc) y los pacientes con FA no valvular menores de 65 años con puntuaciones bajas de riesgo, no se les indica el tratamiento. No obstante, que éste riesgo sea bajo no significa que sea desdeñable y un número de pacientes de este tipo también acaban sufriendo de accidente cerebrovascular isquémico.

Centrándose en este colectivo, el Dr. Al-Khalili del Instituto Karolinska del Hospital Danderyd (Estocolmo) ha presentado los resultados de un estudio en el marco del congreso de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC Congress 2016). La investigación tenía el objetivo de analizar la incidencia y los factores de riesgo de ictus isquémico entre pacientes de bajo riesgo con fibrilación auricular no valvular.

El análisis se basó en una muestra de 25.252 pacientes (el 72% eran hombres y la mediana de edad de 55 años) de entre 18 y 64 años con FA no valvular y de bajo riesgo, provenientes del registro nacional sueco de pacientes con datos de entre el 1 de enero de 2006 y el 31 de diciembre de 2012. El estudio también contaba con información socioeconómica y de toma de fármacos de los pacientes provenientes de otras fuentes.

A pesar de ser considerados como de bajo riesgo, el registró mostró como la ratio de ictus isquémico fue de 3,4 por 1.000 pacientes, la mortalidad general (por cualquier causa) fue de 7,5 por 1.000 pacientes en pacientes sin accidente cerebrovascular y del 29,6 por 1.000 pacientes al año por pacientes que sí habían sufrido ictus.

Los factores significativos de riesgo de ictus, una vez contempladas todas las posibles variables, fueron la edad (1,06 veces más de probabilidad por cada incremento de año) y la hospitalización relacionada con el alcohol (2,01 veces más de probabilidad que aquellos que no eran hospitalizados como consecuencia del alcohol). El uso de anticoagulantes orales se asoció con un menor riesgo de ictus (0,78 veces respecto del 1 de los que no los tenían indicado). El mencionado experto subrayó como el estudio apuntaba al alcohol como factor independiente de riesgo, el cual puede inducir a FA y, a su vez, a ictus. Otra posible interpretación, según el mismo, es que el alcohol induzca a riesgo de ictus independientemente de sufrir tromboembolismo cerebral o sistémico.

Fuente: European Society of Cardiology. “Alcohol-related hospitalization associated with doubled stroke risk in atrial fibrillation: Stroke and arrhythmia: Life or death.” ScienceDaily. ScienceDaily,27 August 2016.

Fibrilación auricular: los riesgos más allá del ictus.

Si bien la asociación entre fibrilación auricular (FA) y el riesgo de sufrir de ictus es conocida, la FA también podría estar asociada a un aumento del riesgo de otras enfermedades muy graves como los infartos de miocardio, insuficiencia cardiaca, enfermedad renal crónica y episodios de muerte súbita. Así se desprende de una investigación publicada en la revista British Medical Journal y dirigida por la Universidad de Oxford (Reino Unido).

La investigación publicada tenía el objetivo de analizar la relación entre la FA y otros episodios cardiovasculares dado que las evidencias existentes hasta el momento no eran concluyentes. El estudio se basó en un metaanálisis (investigación basada en datos provenientes de estudios anteriores) a partir de los resultados de 104 estudios anteriores, con una muestra total de 9.686.513 participantes de los que 587.867 padecían de FA. En comparación con aquellos que no estaban diagnosticados de FA, ésta arritmia se asoció con un aumento de 1,46 veces más de riesgo de mortalidad por cualquier causa. En relación con el aumento de la probabilidad de padecer otras enfermedades, ésta fue de 1,96 en eventos cardiovasculares mayores; 2,33 en el caso de ictus; 2,33 en ictus isquémico; 1,61 en cardiopatía isquémica; 1,88 en muerte súbita; 4,99 en insuficiencia cardiaca; 1,64 en enfermedad renal crónica; y, finalmente, 1,31 en enfermedad arterial periférica. En cambio no se encontró asociación significativa de mayor probabilidad de accidente cerebrovascular hemorrágico.

A partir estos resultados y a pesar de la conocida relación entre FA e ictus, esta arritmia estaría más asociada a otras enfermedades y problemas cardiovasculares (especialmente en insuficiencia cardiaca) por lo que, según el experto, estos resultados tendrían implicaciones en la priorización tanto de los recursos sanitarios públicos como de innovaciones en el desarrollo de intervenciones en pacientes adultos con FA.

Hay que tener en cuenta que la FA es la arritmia cardiaca más frecuente en la práctica clínica, afectando hasta el 4,3% de los españoles mayores de 40 años (3,9% en el caso de las mujeres y 4,7% en hombres) según datos de 2013 del Estudio de Observación de Fibrilación y Enfermedad Coronaria en España (OFRECE), por lo que se requiere “la puesta en marcha de intervenciones dirigidas a reducir estos riesgos en los adultos afectados por este tipo de arritmia”, como apuntó Ayodele Odutayo.

Fuente: Feasan

Odutayo A, Wong CX, Hsiao AJ, et al. Atrial fibrillation and risks of cardiovascular disease, renal disease, and death: systematic review and meta-analysis. BMJ 2016; 354:i4482. doi: http://dx.doi.org/10.1136/bmj.i4482

¿Los estudios influyen en el riesgo de insuficiencia cardiaca?

Una de las complicaciones más graves después de padecer un infarto agudo de miocardio es la insuficiencia cardiaca (IC), la cual aumenta sustancialmente el riesgo de fallecer. La probabilidad de que el paciente fallezca estaría relacionada con el nivel de estudios del paciente, hecho que había sido comprobado en diferentes estudios siendo una de las principales causas la aparición de insuficiencia cardiaca. No obstante, los mecanismos por los que el nivel de estudios está relacionado con el riesgo de insuficiencia cardiaca después de un infarto de miocardio no eran claros.

En ese contexto, se ha realizado una investigación, publicada en el European Journal of Preventive Cardiology, cuyo objetivo fue el de investigar la relación entre el nivel educativo y el riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca después de un infarto agudo de miocardio (IAM). Para ello se hizo un análisis a partir de 70.506 pacientes residentes en Noruega de entre 35 y 85 años hospitalizados entre 2001 y 2009 por primera de vez por IAM y sin historial de fallo cardiaco previo. Los niveles educativos se clasificaron según educación primaria, secundaria o terciaria (universitarios). Las insuficiencias cardiacas se clasificaron según las siguientes categorías excluyentes: aparición temprana de IC, es decir, desarrollada durante la hospitalización por IAM; o inicio tardío (nueva hospitalización con IC o fallecimiento provocado por IC después de las descargas durante la hospitalización por IAM).

Los resultados mostraron que la aparición temprana sucedió en un 17,7% de los casos y que el riesgo de padecer de IC decaía en un 9% entre aquellos que tenían estudios secundarios y en un 20% en el caso de los universitarios, siempre respecto a los pacientes con estudios primarios. Por otro lado, el diagnóstico por inicio tardío se dio en un 11,8% de los casos. Entre estos, la probabilidad de sufrir de IC disminuía en un 14% entre los que tenían estudios secundarios y en un 27% entre los universitarios. Los resultados fueron similares al compararlos según sexo.

De estos resultados no se infiere que el hecho de tener cierto nivel educativo sea protector directo del riesgo sino que es un indicador que se asocia a los mecanismos que explicarían tales diferencias entre grupos sociales. Así, las personas con nivel educativo bajo tardan más en buscar asistencia sanitaria cuando tienen síntomas de ataque cardiaco y su acceso a medicina especializada es peor. Además, tienen menos posibilidades de que se les prescriba un fármaco para prevenir la IC después de un ataque de corazón y, en ese caso, menos probabilidades de adherencia a la medicación. A parte, un nivel educativo menor también está asociado a comorbilidad (padecer de otras enfermedades). Todos estos factores serían causantes del aumento de riesgo temprano de IC en este colectivo, según los autores del estudio.

El mismo investigador principal apuntó a que para reducir la brecha socioeconómica en el riesgo de padecer IC seguida de un ataque al corazón, se hace necesario que los pacientes con nivel educativo bajo sean atendidos pronto, se adhieran al tratamiento, tengan acceso al mismo en igualdad de condiciones y mejoren sus estilos de vida.

Fuente: FEASAN

Mejor publicación de los residentes de Cardiología

Hospital Universitario Virgen de la Victoria

La biblioteca del Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga informa:

Seguimos informando en 2016 de las publicaciones de los profesionales del Hospital Universistario Virgen de la Victoria que pueden considerarse las “mejores”, mes a mes. Además este año con una novedad: Mejores publicaciones de los “Residentes” que tendrán aquí también su espacio.

La siguiente aportación de nuestro servicio ha sido elegida como Mejor publicación de los Residentes:

Autores: López Garrido, Miguel Antonio; Becerra Muñoz, Victor Manuel;Orellana Figueroa, Hugo Nelson; Gómez Doblas, Juan José.

Local experience with the use of direct-acting oral anticoagulants in patients with atrial fibrillation and significant valvulopathy or biological prosthesis. / Experiencia local con el uso de anticoagulantes orales de acción directa en pacientes con fibrilación auricular y valvulopatía significativa o prótesis biológica.

Revista Clínica Española. 2016;216(4):234-236      ISSN: 0014-2565        PMID: 26944222

doi: 10.1016/j.rce.2016.01.010

¡Enhorabuena!

Descargar publicación completa en pdf

Prevención ante las altas temperaturas

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha activado desde el 1 de junio hasta el 15 de setiembre, el Plan Nacional de Acciones Preventivas contra los Efectos del Exceso de Temperaturas.

El objetivo principal del plan es el de mitigar las consecuencias para la salud que puede tener el calor excesivo, particularmente en ancianos, niños, enfermos crónicos o trabajadores al aire libre. Una de las acciones previstas es la de avisar a la población de situaciones de riesgo causadas por subidas de temperaturas por encima de lo esperable. Por este motivo, se facilitará a las comunidades autónomas las temperaturas máximas y mínimas previstas durante los siguientes cinco días, información que también estará disponible en la web del Ministerio.

Esta información meteorológica resulta, a su vez, en cuatro niveles de riesgo, donde el nivel más alto (nivel rojo), se activa cuando se espera que se superen las temperaturas umbrales en cada uno de los cinco días siguientes.

Por otro lado, las recomendaciones generales para prevenir o minimizar los excesos de calor sobre la salud son:

  1. Beber líquidos frecuentemente independientemente de tener sed o de la actividad física
  2. No abusar de bebidas que puedan hacen perder líquido corporal, como la cafeína, el alcohol o grandes cantidades de azúcar.
  3. Prestar atención a los colectivos más vulnerables como los mayores, los niños y aquellos que padezcan de enfermedades que puedan agravarse con el calor, como las cardiacas.
  4. Refrescarse cuando se necesita y permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos.
  5. Evitar practicar deporte en las horas centrales (12:00 – 17:00).
  6. Vestir ropa ligera, transpirable y holgada.
  7. No dejar a ninguna persona encerrada en un vehículo estacionado.
  8. Visitar al médico si tiene síntomas que pueden estar relacionados con las altas temperaturas.
  9. Mantener las medicinas en un lugar fresco ya que el calor puede alterar su composición y efectos.
  10. Reponer las sales perdidas por el sudor haciendo comidas ligeras (ensaladas, frutas, verduras, zumos, etc.).

Fuente: Feasan

Nueva causa de fibrilación auricular

Alrededor del 25% de la población mundial mayor de 45 años padecerá fibrilación auricular – la arritmia más frecuente – y que afecta ya actualmente a más de 1.000.000 de españoles. Además, su incidencia aumenta con la edad pues su prevalencia es del 10% entre los mayores de 70 años.

Hasta el momento, la hipótesis de que la fibrilación auricular podía estar causada por un infarto a nivel de las aurículas del corazón solo había podido ser demostrada con experimentación en animales pero ahora también lo ha sido en humanos. Recientemente, un equipo de investigadores del Hospital de Sant Pau (Barcelona) ha analizado esta posible causación. Concretamente, lo han hecho en pacientes clínicamente estables sometidos a una angioplastia (introducción de un balón para dilatar una arteria ocluida) coronaria programada y en quienes se produce una oclusión accidental de las arterias auriculares sin que se afecten las arterias que irrigan el miocardio ventricular.

Los resultados han sido publicados en la revista científica ‘Circulation’, demostrando como la oclusión selectiva de arterias coronarias que irrigan las aurículas del corazón produce un infarto agudo de miocardio auricular silente, es decir, que no produce síntomas clínicos. Este tipo de infarto produciría alteraciones en las propiedades eléctricas de las aurículas, fibrilación auricular y arritmias locales. Además, hasta el momento, no se atribuía ninguna consecuencia clínica a esta oclusión pero sí se sabía que se daba en el 20% de los casos, según un estudio retrospectivo previo, tal y como señalan los investigadores que han hallado esta relación.

Dada la importancia de la oclusión accidental de arterias auriculares durante la angioplastia, el coautor del estudio apuntó a la necesidad de desarrollar métodos de protección de estas arterias durante la realización de la angioplastia con implantación de stents coronarios (dispositivo que se implanta para que la arteria se quede abierta de forma permanente).

Nos encontramos, pues, ante la evidencia de una nueva causa de fibrilación auricular.

Fuente: Feasan

Abandonar el tabaco, un buen regalo para tu corazón

Tabaco2Se calcula que el tabaco está relacionado con casi tres decenas de problemas de salud. Entre ellos, la enfermedad cardiovascular, primera causa de muerte en nuestro país. Por eso dejar este hábito tan nocivo para el organismo -solo en España el tabaco mata a más de 60.000 personas cada año- es clave para mantenernos sanos.

Lo confirman datos como que es la primera causa de muerte por enfermedades evitables en el planeta, con nada menos que cinco millones de fallecidos cada año por culpa de este hábito que también afecta a los fumadores pasivos, quienes suman 600.000 muertes cada año. De ahí la insistencia del colectivo médico en la lucha contra el tabaco.

Con el objetivo de concienciar a la población de los beneficios que proporciona abandonar el hábito y animar a los fumadores a dejar el tabaco, la Organización Mundial de la Salud promueve desde hace 28 años el Día Mundial Sin Tabaco, que se celebra cada 31 de mayo con una campaña. Este año se centra en un llamamiento a todos los países para que se preparen para el empaquetado neutro, “una importante medida de reducción de la demanda que disminuye el atractivo de los productos de tabaco, restringe el uso de los paquetes de tabaco como soportes para publicitar y promover el tabaco, limita el empaquetado y etiquetado engañosos y aumenta la eficacia de las advertencias sanitarias”, explica la OMS en su comunicado. Se trata de seguir el ejemplo que ya puso en marcha Australia hace cuatro años y que más recientemente imitaron Irlanda, Reino Unido y Francia.

 

¿Qué efecto tiene el tabaco en nuestro organismo?

Uno de los principales riesgos del consumo de tabaco es que puede producir infartos de miocardio, además de incrementar las posibilidades de sufrir cáncer de pulmón y otros tipos de cáncer. Sin contar con que el hábito de fumar provoca otros daños de los que no somos conscientes porque no solemos sentir sus síntomas hasta que se presenta la enfermedad. Entre ellos, la aceleración de la ateroesclerosis, un proceso de degeneración de las arterias que se ve adelantado por fumar.

La relación entre el hábito de fumar y la aparición de la enfermedad cardiovascular es tan estrecha que desde que se puso en marcha la ley del tabaco en nuestro país se ha logrado una reducción del 11% en los ingresos hospitalarios debidos a infartos de miocardio.

 

Beneficios de abandonar el tabaco

- Reduce la tasa de reinfarto y muerte súbita entre un 20% y un 50%.

- Tres años después de haber dejado el tabaco, el riesgo de infarto de miocardio o accidente cerebrovascular del exfumador es el mismo que el de alguien que no haya fumado nunca.

- Mejora la respiración y reduce el cansancio.

- Disminuye la predisposición a toser y contraer infecciones.

- La piel y el rostro se recuperan del envejecimiento prematuro.

- Se recobra los sentidos de gusto y olfato.

- El deterioro de la función pulmonar se ralentiza.

Fuente: FEC Fundación Española del Corazón

Infarto femenino, ¿en qué se diferencia?

Infarto_mujerLos síntomas del infarto agudo de miocardio y la percepción de estos se presentan de diferente modo dependiendo del sexo de la persona que lo sufra. Pero además, existen otras diferencias significativas entre hombres y mujeres relacionadas con el infarto.

El infarto agudo de miocardio se debe a la falta de riego sanguíneo de una zona del músculo cardíaco (miocardio) producida por la obstrucción de una de las arterias coronarias. La falta de riego sanguíneo causa angina de pecho y, si no se abre precozmente la arteria, provoca la muerte (necrosis) del tejido cardiaco. Eso es el infarto. Sus síntomas clásicos incluyen dolor opresivo en el centro del pecho o en la zona epigástrica (estómago), que puede irradiarse a brazo izquierdo, ambos brazos, cuello, mandíbula y/o espalda; sudoración, nauseas y dificultad respiratoria. Sin embargo, hay diferencias substanciales entre hombres y mujeres en relación a la percepción y la descripción de los síntomas.

Las mujeres presentan síntomas muy variados que hacen más difícil el diagnóstico de infarto en ellas. Los síntomas más comunes son la fatiga inusual, la dificultad respiratoria, el sudor frío o el dolor epigástrico. Los días previos pueden sufrir insomnio, ansiedad o debilidad. Por otro lado, el dolor torácico típico en mujeres es menos específico y en un porcentaje mayor se objetiva enfermedad coronaria no obstructiva.

Los principales factores que predisponen a un infarto son la edad, el colesterol, la diabetes mellitus, la hipertensión arterial, el tabaquismo y la obesidad. El tabaco es la principal causa evitable de enfermedad coronaria. En el caso de las mujeres, el riesgo aumenta mucho si se combina el tabaco y la toma de anticonceptivos orales. El sobrepeso y la falta de actividad física son también factores de riesgo muy prevalentes en mujeres.

Antes de la menopausia, las mujeres están parcialmente protegidas por los estrógenos fisiológicos. Tras la menopausia los niveles de colesterol y la tensión arterial tienden a alterarse y el riesgo de enfermedad coronaria aumenta. Sin embargo, la terapia hormonal sustitutoria no se ha demostrado que sea cardioprotectora. Una vida activa y una dieta sana y equilibrada que ayude a prevenir la aparición de diabetes, sobrepeso e hipertensión arterial, así como exámenes regulares de la tensión y el colesterol son básicos para evitarlo.

El pronóstico de un infarto de miocardio es peor en mujeres que en hombres. Un porcentaje mayor fallece antes de llegar a un hospital (52% frente al 42% en los hombres) y el pronóstico es también peor tras la hospitalización. Varios factores pueden explicar este peor pronóstico. Las mujeres tienden a presentar enfermedad coronaria aproximadamente 10 años más tarde que los hombres, por lo que suelen tener mayores comorbilidades (enfermedad renal, osteoarticular, anemia…). Además, las mujeres suelen consultar con mayor retraso, tardan más en ser diagnosticadas al presentar síntomas atípicos y, según las investigaciones realizadas, reciben tratamientos menos agresivos que los hombres. Por otro lado, durante la hospitalización, las mujeres tienden a presentar mayores complicaciones como insuficiencia cardíaca, ictus o necesidad de transfusiones.

En resumen, ante síntomas sugestivos de infarto de miocardio es vital  buscar atención médica sin demora para poder ser diagnosticada y tratada rápidamente y así evitar o limitar el daño del corazón.

Artículo publicado por la Dra. Ana García-Álvarez en el Nº 108 de la revista Salud & Corazón

Fuente: FEC (Fundación Española del Corazón)